Saltar al contenido

¿Cómo sale un caballo blanco de un mar negro?

abril 5, 2022

Los nombres de los cuatro jinetes

Este boceto al óleo data probablemente del periodo marroquí de Weeks (1878 – 1882). Un caballo blanco muy similar, aunque ensillado, se encuentra en el gran cuadro del artista Una herrería en Tánger, fechado en 1876, que apareció en una subasta en Nueva York en 1989. La presente lámina forma parte de una amplia colección de pinturas, dibujos y bocetos al óleo de Weeks, muchos de los cuales datan de los años anteriores a sus estudios en París, que han permanecido en manos de los descendientes del artista hasta hace poco.

Por descendencia del artista a su sobrina, Elizabeth GoodwinPor descendencia a Burton W. F. Trafton, Jr., South Berwick, MaineMervyn E. Bronson, Portland, MaineBernard Broder, Gorham, Maine, hasta 2012.

Kathleen Duff Ganley y Leslie K. Paddock, The Art of Edwin Lord Weeks, catálogo de la exposición, Durham, 1976, ilustrado p.32, nº 35Se incluirá en el próximo catálogo razonado de Edwin Weeks que está preparando la Dra. Ellen Morris.

Esta política de privacidad se aplica entre usted, el usuario de este sitio web y Stephen Ongpin Fine Art Limited, el propietario y proveedor de este sitio web. Stephen Ongpin Fine Art Limited se toma muy en serio la privacidad de su información. Esta política de privacidad se aplica a nuestro uso de cualquier y todos los datos recogidos por nosotros o proporcionados por usted en relación con su uso del sitio web.

La biblia del caballo blanco

Los Cuatro Jinetes del Apocalipsis (a menudo denominados los Cuatro Jinetes) son figuras de la religión cristiana, que aparecen por primera vez en el libro profético del Antiguo Testamento, Zacarías, y en el libro de Ezequiel, donde se les nombra como castigos de Dios, y más tarde en el libro final del Nuevo Testamento, el Apocalipsis, escrito por Juan de Patmos.

El Apocalipsis 6 habla de un libro o rollo en la mano derecha de Dios que está sellado con siete sellos. El Cordero de Dios/León de Judá abre los primeros cuatro de los siete sellos, que convocan a cuatro seres que salen montados en caballos blancos, rojos, negros y pálidos. Zacarías los describe como «los que el Señor ha enviado a patrullar la tierra», haciéndola descansar en silencio. Ezequiel los enumera como «la espada, el hambre, las fieras y la peste».

En la revelación de Juan, el primer jinete cabalga sobre un caballo blanco, lleva un arco y recibe una corona: cabalga como figura de la Conquista,[1][2] invocando quizá a la Peste, a Cristo o al Anticristo. El segundo lleva una espada y monta un caballo rojo y es el creador de la Guerra (civil)[3] El tercero, un mercader de alimentos que monta un caballo negro, simboliza el Hambre. Lleva la Balanza[4] El cuarto y último caballo es pálido, y sobre él cabalga la Muerte, acompañada por el Hades[5]. «Se les dio autoridad sobre la cuarta parte de la tierra, para matar con la espada, el hambre y la peste, y por medio de las bestias de la tierra»[6].

Jinete apocalíptico

Los caballos blancos tienen un significado especial en las mitologías de las culturas de todo el mundo. A menudo se asocian con el carro del sol,[1] con los héroes guerreros, con la fertilidad (tanto en sus manifestaciones de yegua como de semental) o con un salvador del fin de los tiempos, pero también existen otras interpretaciones. Tanto los caballos verdaderamente blancos como los más comunes grises, con pelaje completamente blanco, fueron identificados como «blancos» por diversas tradiciones religiosas y culturales.

Desde tiempos remotos, los caballos blancos han sido mitificados como poseedores de propiedades excepcionales, trascendiendo el mundo normal al tener alas (por ejemplo, el Pegaso de la mitología griega), o tener cuernos (el unicornio). Como parte de su dimensión legendaria, el caballo blanco en el mito puede ser representado con siete cabezas (Uchaishravas) u ocho pies (Sleipnir), a veces en grupo o individualmente. También hay caballos blancos adivinatorios, que profetizan o advierten del peligro.

Como símbolo raro o distinguido, un caballo blanco suele llevar a la figura del héroe o del dios en funciones ceremoniales o en el triunfo sobre fuerzas negativas. Heródoto informó de que los caballos blancos se tenían como animales sagrados en la corte aqueménida de Jerjes el Grande (que gobernó entre el 486 y el 465 a.C.),[2] mientras que en otras tradiciones ocurre lo contrario cuando se sacrifican a los dioses.

Cuatro jinetes del apocalipsis muerte guerra pestilencia

El clásico paseo desde el Centro del Parque Nacional de Sutton Bank le lleva hasta el famoso hito de la ladera cortada con césped, el Kilburn White Horse. Se trata de una ruta de 3 millas que sigue el dramático borde de la escarpa para disfrutar de magníficas vistas, y que luego desciende por senderos forestales bajo los acantilados antes de volver a subir junto al propio caballo. La mejor vista de Inglaterra, dijo el autor local James Herriot, ¿qué opina usted?

El Caballo Blanco mide 96 metros de largo y 70 metros de alto. De hecho, 24 personas podrían sentarse en el trozo de hierba que forma el ojo del caballo (aunque, por favor, no lo haga: debe mantenerse alejado del caballo para evitar la erosión de la ladera).

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad