Saltar al contenido

¿Cómo ayudan las mandalas en las emociones?

abril 13, 2022

La infancia importa

La psicología positiva (PP) fue fundada por los psicólogos estadounidenses Seligman y Csikzentmihaly en 2000. Las intervenciones psicológicas positivas (IPP) son psicoterapias guiadas por la psicología positiva. Se define como el aumento consciente de la cognición o el comportamiento del estado positivo (como la emoción positiva y la satisfacción con la vida), en lugar de reducir el estado negativo (como la depresión y la ansiedad). En resumen, la IPP es un tipo de intervención psicológica para promover resultados positivos a través de procesos positivos (Seligman y Csikszentmihalyi, 2014). La IPA tiene como objetivo promover la felicidad y reducir indirectamente la gravedad del dolor mental. La IPA no consiste simplemente en decirle a la gente que sea positiva o feliz. Por el contrario, es una estrategia específica que permite a las personas mejorar a menudo su felicidad a través de medios indirectos, como encontrar sus propias fortalezas o participar en actos de bondad (Snyder y López, 2001).

El SWB se refiere principalmente a la evaluación emocional y cognitiva general de las personas sobre su calidad de vida. En este sentido, lo que determina si las personas son felices no es lo que realmente ocurre; la clave es cómo las personas interpretan lo que ocurre emocionalmente y cómo procesan cognitivamente esta emoción (Diener et al., 2002). El SWB consta de dos partes: el equilibrio emocional y la satisfacción vital. El equilibrio emocional se refiere a una valoración global y general de la propia vida, en la que las experiencias felices ocupan una ventaja comparativa en la mente de la persona en comparación con las experiencias emocionales desagradables. El equilibrio emocional contiene tanto emociones positivas como negativas. Sin embargo, estos dos atributos no están necesariamente correlacionados, y son dos variables comparativamente independientes. La satisfacción vital es el juicio global que un individuo hace de su vida (Diener et al., 1999). El SWB también tiene un efecto negativo sobre la depresión y la ansiedad. Por lo tanto, cuanto mayor sea el SWB, menor será la gravedad de la depresión o la ansiedad de un individuo (Malone y Wachholtz, 2018). Debido a la importancia del SWB, debemos estudiar cómo potenciar sus procesos emocionales y sus procesos cognitivos, que están correlacionados con la espiritualidad y el mindfulness (Csikszentmihalyi, 2013).

Actividad de mandala para estudiantes

La palabra mandala en sánscrito significa círculo o Chakra. Se suele pronunciar como “mah-ndah-lah”. El término Mandala deriva de dos palabras diferentes, “la” y “manda”, que significan contenedor y esencia. Un mandala es un símbolo espiritual y ritual, tanto en el hinduismo como en el budismo, que representa el universo.

El mandala también se conoce como círculo o “contenedor de la esencia” y se cree que representa la totalidad, la salud, la conexión, la unidad, la armonía y el ciclo de la vida. Los mandalas simbolizan ser uno con la vida, seguir la corriente y reflexionar sobre el interior. Se cree que los diseños geométricos de los mandalas representan diferentes aspectos del universo y se utilizan como instrumentos de meditación, rituales ceremoniales, culto y arte sagrado, principalmente en China, Japón y el Tíbet.

Existen diferentes tipos de mandalas en las distintas culturas y se utilizan con diversos fines, tanto artísticos como espirituales. Hay cuatro mandalas principales que se utilizan para diferentes propósitos.

Este es un tipo de mandala muy básico. Se llama Mandala exterior. El mandala exterior representa el Universo. Este tipo de mandalas se utiliza principalmente para las ofrendas. Ofrecer un mandala exterior es una práctica estándar en el budismo para agradecer a la gente.

Mandala bilder

Según la lengua sánscrita, la palabra “mandala” significa “círculo” o “centro”. Estos círculos son símbolos espirituales que simbolizan el universo en el budismo y el hinduismo. Los mandalas tienen círculos concéntricos que crecen hacia afuera y estos representan la armonía y la plenitud con el universo y la mente. Colorear mandalas puede favorecer la relajación, calmar el sistema nervioso, invocar energías positivas y equilibrar las energías del cuerpo.

Todo el mundo hace malabares con múltiples tareas: gestionar el trabajo y la familia, el estrés laboral, las tensiones, las preocupaciones financieras, etc. Sin embargo, no hay que ignorar nuestra salud mental. Una actividad concreta que alivia el agotamiento de todas las agendas es colorear mandalas. Como los mandalas requieren atención y calma para colorear los patrones circulares, pueden ayudar a mejorar la concentración. Este profundo compromiso con el coloreado te proporciona la experiencia de aliviar el estrés y reducir la ansiedad.

Los libros y las aplicaciones para colorear mandalas tienen el poder curativo más eficaz. Colorear puede reducir los pensamientos negativos y el malestar. Las propiedades especiales de los mandalas son eficaces para reducir la ansiedad y el estrés. Los círculos sagrados de un mandala tienen un poder curativo mágico, que puede tener un efecto recuperador.

Arte del mandala

La palabra mandala es un antiguo término indio que significa “círculo” o “centro”. Personas de diversas culturas han utilizado los mandalas para la curación durante miles de años, representando diferentes cosas, como la conciencia espiritual, la iluminación, la armonía, la curación y la unidad.

El psicoanalista Carl Jung creó mandalas en su propio arte y comenzó a observarlos en las obras de sus pacientes. Reconoció los estados relajantes y calmantes que inducen los mandalas, así como su capacidad para reflejar el yo inconsciente.

Los niños con Trastorno por Déficit de Atención (TDA) o Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) pueden beneficiarse de las actividades que promueven la relajación y el centrado, y los estudios han revelado que los niños con TDA/TDAH muestran una disminución de la impulsividad y un aumento de la atención después de crear un mandala.

Dado que el círculo puede representar un espacio seguro y contenido, se ha comprobado que los mandalas también ayudan a los niños y adultos que padecen trastornos de ansiedad y estrés postraumático. La creación de obras de arte dentro del círculo puede ayudar a silenciar la crítica interior de una persona e inducir un estado de calma y meditación.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad