Saltar al contenido

¿Cómo hacer reír a la gente?

abril 5, 2022
¿Cómo hacer reír a la gente?

Cosas para hacer reír a alguien

Este artículo fue escrito por Klare Heston, LCSW. Klare Heston es una trabajadora social clínica independiente con licencia que reside en Cleveland, Ohio. Con experiencia en el asesoramiento académico y la supervisión clínica, Klare recibió su Maestría en Trabajo Social de la Virginia Commonwealth University en 1983. También tiene un certificado de postgrado de 2 años del Instituto Gestalt de Cleveland, así como una certificación en terapia familiar, supervisión, mediación y recuperación y tratamiento de traumas (EMDR).

Dicen que la risa es la mejor medicina. Aunque no está del todo claro qué mecanismos de nuestro cerebro son los responsables de la risa, sí sabemos que la risa se desencadena por muchas sensaciones y pensamientos que suceden a la vez y que activa muchas partes de nuestro cuerpo[1].

Este artículo ha sido redactado por Klare Heston, LCSW. Klare Heston es una trabajadora social clínica independiente con licencia que reside en Cleveland, Ohio. Con experiencia en asesoramiento académico y supervisión clínica, Klare recibió su Master en Trabajo Social de la Virginia Commonwealth University en 1983. También tiene un certificado de postgrado de 2 años del Instituto Gestalt de Cleveland, así como certificación en terapia familiar, supervisión, mediación y recuperación y tratamiento de traumas (EMDR). Este artículo ha sido visto 988.226 veces.

Cómo reírse

Poco después, mientras esperaba el tren, Bayless leía un ejemplar de Truly Tasteless Jokes 3, una popular antología de chistes de 1983. Se sorprendió al encontrar, casi palabra por palabra, un chiste que había transcrito apenas un día antes.

El chiste está a la altura de la promesa “verdaderamente insípida” del libro. Así es como comienza en su formato de 1.000 años de antigüedad: Dos hombres pasean por un camino hablando de esto y aquello. “¿Qué te parece?”, dice uno. “¿Qué es más divertido, defecar o tener sexo?”.

El otro hombre reflexiona sobre la pregunta antes de dar una solución. Me ahorraré los detalles, ya que es un poco grosero para los estándares de hoy en día, pero implicaba buscar el consejo de una trabajadora sexual.A Bayless le llamó la atención que el chiste hubiera seguido compartiéndose a través de una cultura hablada de contar chistes, comenzando con el texto latino y culminando con su moderno libro de chistes, sin necesidad de ser escrito durante siglos en el medio.

Parece que hay rasgos reconocibles incluso en los primeros chistes escritos. La National Public Radio (NPR) de Estados Unidos sugirió en 2016 que el chiste más antiguo del que se tiene constancia procede de la Sumeria de la Edad de Bronce (una civilización de la Mesopotamia temprana que data del 3300 al 1200 a.C.). El chiste dice: “¿Qué no ha ocurrido nunca desde tiempos inmemoriales? Una mujer joven no se ha tirado un pedo en el regazo de su marido”. Los chistes más antiguos de los que tenemos constancia sugieren que los chistes groseros resisten la prueba del tiempo (Crédito: Javier Hirschfeld/ Getty Images)No hace falta decir que este chiste no llenaría los clubes de comedia hoy en día. Sin embargo, llama la atención que el primer chiste del que se tiene constancia se refiera al humor de los retretes. La fijación cómica con lo burdo, lo corporal y lo escatológico no es una invención moderna, sino que es común en el humor de todas las culturas y épocas.

Qué hace que alguien sea gracioso

Este artículo fue escrito por Klare Heston, LCSW. Klare Heston es una trabajadora social clínica independiente con licencia que reside en Cleveland, Ohio. Con experiencia en asesoramiento académico y supervisión clínica, Klare recibió su Master en Trabajo Social de la Virginia Commonwealth University en 1983. También tiene un certificado de postgrado de 2 años del Instituto Gestalt de Cleveland, así como una certificación en terapia familiar, supervisión, mediación y recuperación y tratamiento de traumas (EMDR).

Dicen que la risa es la mejor medicina. Aunque no está del todo claro qué mecanismos de nuestro cerebro son los responsables de la risa, sí sabemos que la risa se desencadena por muchas sensaciones y pensamientos que suceden a la vez y que activa muchas partes de nuestro cuerpo[1].

Este artículo ha sido redactado por Klare Heston, LCSW. Klare Heston es una trabajadora social clínica independiente con licencia que reside en Cleveland, Ohio. Con experiencia en asesoramiento académico y supervisión clínica, Klare recibió su Master en Trabajo Social de la Virginia Commonwealth University en 1983. También tiene un certificado de postgrado de 2 años del Instituto Gestalt de Cleveland, así como certificación en terapia familiar, supervisión, mediación y recuperación y tratamiento de traumas (EMDR). Este artículo ha sido visto 988.226 veces.

Cómo hacer un chiste

Esta fue la pregunta que se planteó Sophie Scott, subdirectora del Instituto de Neurociencia Cognitiva del University College de Londres, que investiga la comunicación vocal y, en particular, la risa.

“Una de las razones podría ser que la risa, al igual que otras emociones positivas, se siente menos importante que las emociones negativas. A veces la gente piensa que la risa es un tema ridículo, trillado y sin sentido para investigar, y que de alguna manera no es el tipo de tema que deberíamos estudiar con Ciencia con mayúscula”, escribió en un artículo para TED.

Para aislar y captar las cualidades únicas de la risa, Scott colocó a sus sujetos en una cámara anecoica, que cuenta con paredes especialmente diseñadas para absorber y minimizar la reflexión de las ondas sonoras. Foto: Roberta F. / CC BY-SA 3.0

“Al igual que en los programas de televisión en directo y en los clubes de comedia, “calentamos a la gente” pasando tiempo con ellos, viendo cosas y riendo juntos, hasta que estamos preparados para meterlos en la cámara y empezar a grabar su alegría”, escribió Scott. “Hay algo de ciencia detrás de esto: La risa es contagiosa, y es mucho más fácil hacer reír a alguien si ya se está riendo. Así que intentamos que vengan grupos de personas a la vez, y si es posible, grupos de personas que conocemos y que se conocen entre sí. Es treinta veces más probable que nos riamos si estamos con otra persona que si estamos solos, y es más probable que nos “contagie” la risa alguien que conocemos que alguien que no conocemos”.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad