Saltar al contenido

¿Cuál es el drago más antiguo de Gran Canaria?

marzo 26, 2022
¿Cuál es el drago más antiguo de Gran Canaria?

El drago de Socotra

La Dracaena cinnabari, el drago de Socotra o árbol de sangre de dragón, es un drago nativo del archipiélago de Socotra, parte de Yemen, situado en el Mar Arábigo. Recibe su nombre por el color parecido a la sangre de la savia roja que producen los árboles[2].

El árbol de la sangre de dragón tiene un aspecto único y extraño, con una “copa volcada y densamente poblada que tiene la forma de un paraguas sostenido en posición vertical”. Esta especie de hoja perenne recibe su nombre por su resina de color rojo oscuro, conocida como “sangre de dragón”. A diferencia de la mayoría de las plantas monocotiledóneas, la Dracaena muestra un crecimiento secundario, D. cinnabari incluso tiene zonas de crecimiento que se asemejan a los anillos de los árboles que se encuentran en las especies dicotiledóneas. Junto con otras especies arborescentes de Dracaena, tiene un hábito de crecimiento distintivo llamado “hábito dracoide”[3] Sus hojas se encuentran sólo al final de sus ramas más jóvenes; sus hojas se desprenden todas cada 3 o 4 años antes de que las nuevas hojas maduren simultáneamente. La ramificación suele producirse cuando se detiene el crecimiento de la yema terminal, ya sea por la floración o por acontecimientos traumáticos (por ejemplo, la herbivoría)[4].

Dragones de Canarias

Dracaena draco, el drago canario, es una planta arbórea subtropical del género Dracaena, nativa de las Islas Canarias, Cabo Verde, Madeira y localmente en el oeste de Marruecos, e introducida en las Azores. Es el símbolo natural de la isla de Tenerife, junto con el pinzón azul.

La Dracaena draco es una monocotiledónea de porte arbóreo que se sitúa actualmente en la familia de los espárragos (Asparagaceae, subfamilia Nolinoidae)[4] Cuando es joven tiene un solo tallo. A los 10-15 años, el tallo deja de crecer y produce una primera espiga floral con flores blancas y perfumadas como lirios, seguida de bayas de color coral. Pronto aparece una corona de yemas terminales y la planta comienza a ramificarse. Cada rama crece durante unos 10-15 años y se vuelve a ramificar, por lo que una planta madura tiene un hábito similar al de un paraguas. Crece lentamente, necesitando unos diez años para alcanzar 1,2 metros de altura, pero puede crecer mucho más rápido[5].

Al ser una monocotiledónea, no presenta anillos anuales ni de crecimiento, por lo que la edad del árbol sólo puede estimarse por el número de puntos de ramificación antes de alcanzar la copa. El ejemplar llamado “El Drago Milenario” que crece en Icod de los Vinos, en el noroeste de Tenerife, es la planta viva más antigua de esta especie. Su edad se estimó en 1975 en unos 250 años, con un máximo de 365 años, y no varios miles como se había afirmado anteriormente[6]. Su enorme tronco proviene del aporte de racimos de raíces aéreas que surgen de las bases de las ramas más bajas y crecen hasta el suelo. Descendiendo a lo largo del tronco, se aferran fuertemente a él, se integran en él y contribuyen a su crecimiento radial.

Árboles canarios

El Drago, también conocido como Drago Milenario y Drago de Icod de los Vinos, es el mayor y más antiguo ejemplar vivo de Dracaena draco, o drago, en el Parque del Drago, Icod de los Vinos, Tenerife, España. Se dice que tiene mil años, aunque la edad es discutida. Es uno de los símbolos de Tenerife, y fue declarado monumento nacional en 1917.

Es el mayor y más antiguo ejemplar vivo de Dracaena draco (nombre común de drago)[1] Se encuentra en el Parque del Drago, en Icod de los Vinos, Tenerife[2] Tiene una altura de unos 20-21 metros,[1] con una circunferencia de unos 20 metros. Tiene más de 300 ramas principales. El tronco contiene una cavidad de 6 metros de altura a la que se accede por una puerta, con un ventilador instalado para proporcionar ventilación[2] Se estima que pesa unas 140 toneladas (150 toneladas cortas)[3] Cuando floreció en 1995, tenía unas 1.800 ramas en flor, y su peso aumentó en 3,5 toneladas (3,9 toneladas cortas) durante la época de fructificación[4].

Es uno de los símbolos de Tenerife. Aparece en el billete de 1.000 pesetas. Forma parte del escudo del municipio de Icod de los Vinos y aparece en las leyendas locales[2] Aunque el árbol se encuentra en el Parque del Drago, cuya entrada es de pago, es posible verlo gratuitamente desde la plaza del pueblo[3].

¿Dónde crecen los dragones?

Dicen las leyendas que cuando los dragones mueren se convierten en dragos, y es obvio por qué este fósil viviente es uno de los símbolos de las Islas Canarias, y quizás incluso el mayor tesoro de la flora canaria. Si se observa su peculiar forma, tampoco es de extrañar que fuera considerado un árbol divino por los primeros habitantes de las islas. Hasta hace poco, se consideraba que la Dracaena draco era nativa de Madeira, las Islas Canarias y Cabo Verde; sin embargo, ahora también se han encontrado poblaciones silvestres en Marruecos.

En 1985, el árbol se limpió por completo y se colocó un ventilador en el interior del tronco para facilitar la circulación del aire y evitar la acumulación de hongos. En 1993, el Ayuntamiento de Icod de los Vinos realizó un desvío en una carretera que pasaba a pocos metros junto al drago, y ahora, afortunadamente, este emblemático árbol ya no corre un peligro evidente.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad