Saltar al contenido

¿Qué color son las ratas?

marzo 27, 2022
¿Qué color son las ratas?

Qué colores ven las ratas

La rata de lujo (Rattus norvegicus domestica) es la forma domesticada del Rattus norvegicus, la rata parda,[1] y la especie más común de rata que se tiene como mascota. El nombre de rata de fantasía deriva de la idea de fantasía animal (la promoción de los animales domesticados) o de la frase “to fancy” (que significa gustar o apreciar)[2] Los ejemplares capturados en la naturaleza que se vuelven dóciles y se crían durante muchas generaciones siguen perteneciendo al tipo de fantasía.

Las ratas de fantasía eran originalmente objetivos para el deporte de sangre en la Europa de los siglos XVIII y XIX. Más tarde se criaron como animales de compañía, y ahora tienen una gran variedad de colores y patrones de pelaje, y son criadas por varios grupos de entusiastas de las ratas en todo el mundo. Se venden en tiendas de animales y en criaderos. Las ratas de lujo suelen ser fáciles de cuidar siempre que se investigue bien y son bastante asequibles, incluso en comparación con otras mascotas pequeñas; éste es uno de sus mayores atractivos. Además, son bastante independientes, leales y fáciles de adiestrar. Se consideran más inteligentes que otros roedores domésticos. Las ratas de lujo sanas suelen vivir de 2 a 3 años.

Doble rata irlandesa

Las ratas son varios roedores de tamaño medio y cola larga de la superfamilia Muroidea. Las “verdaderas ratas” son miembros del género Rattus, de los cuales los más importantes para los humanos son la rata negra (Rattus rattus) y la rata parda (Rattus norvegicus). Muchos miembros de otros géneros y familias de roedores también se denominan ratas y comparten muchas características con las verdaderas ratas.

Las ratas suelen distinguirse de los ratones por su tamaño. Por lo general, cuando alguien descubre un roedor múrido grande, su nombre común incluye el término rata, mientras que si es más pequeño, el nombre incluye el término ratón. La familia de los múridos es amplia y compleja, y los términos comunes rata y ratón no son taxonómicamente específicos. Científicamente, los términos no se limitan a los miembros de los géneros Rattus y Mus, por ejemplo, la rata de carga y el ratón de algodón.

El pelaje es grueso y suele ser marrón o gris oscuro, mientras que las partes inferiores son de color gris más claro o marrón. La rata parda es un verdadero múrido bastante grande y puede pesar el doble que una rata negra y muchas veces más que un ratón doméstico. La longitud suele oscilar entre 20 y 25 cm, y la cola entre 18 y 25 cm, por lo que tiene aproximadamente la misma longitud que el cuerpo. El peso corporal de los adultos es de una media de 350 g (12 oz) en los machos y de unos 250 g (9 oz) en las hembras. Se dice que los individuos excepcionalmente grandes pueden alcanzar de 900 a 1.000 g (de 32 a 35 oz), pero no se espera que lo hagan fuera de los ejemplares domésticos. Las historias de ratas que alcanzan tamaños tan grandes como los de los gatos son exageraciones o identificaciones erróneas de otros roedores, como el coipo y la rata almizclera. De hecho, es habitual que las ratas salvajes reproductoras pesen (a veces considerablemente) menos de 300 g (11 oz)

Razas de ratas

La coloración oculta en los roedores está bien establecida. Sin embargo, sólo unos pocos estudios han examinado cómo el color del suelo, el color del pelaje, el contenido de melanina del pelo y la genética (es decir, la cadena causal) se sinergizan para configurarla. Este estudio investiga la cadena causal de la coloración dorsal en las ratas topo ciegas subterráneas israelíes, Spalax ehrenbergi.

Examinamos la coloración del pelaje de 128 animales adultos de 11 poblaciones pertenecientes a cuatro especies de la superespecie Spalax ehrenbergi (Spalax galili, Spalax golani, Spalax carmeli y Spalax judaei) y la correspondiente coloración de las muestras de suelo de los lugares de recogida utilizando un colorímetro digital. Además, cuantificamos el contenido de melanina del pelo de 67 animales mediante HPLC y secuenciamos el gen MC1R en 68 individuos de las cuatro especies de ratas topo.

Debido a la alta variabilidad de los colores del suelo, la correlación entre las coordenadas de color del suelo y del pelaje fue débil y significativa sólo entre el tono del suelo y la luminosidad del pelaje. La regresión múltiple paso a paso reveló que la claridad del suelo estaba significativamente asociada con todas las variables de color del pelaje. La claridad del color del pelaje entre las cuatro especies aumentó con la mayor aridez hacia el sur, de acuerdo con la regla de Gloger (más oscuro en hábitats húmedos y más claro en hábitats áridos). Los colores más oscuros y más claros del pelaje se asocian con suelos más oscuros de basalto y terra rossa, y más claros de rendzina, respectivamente. A pesar de que la claridad del suelo varía significativamente, la claridad del pelaje y la eumelanina convergen entre las poblaciones que viven en tipos de suelo similares. La secuenciación parcial del gen MC1R identificó tres variantes alélicas, dos de las cuales eran predominantes en las especies del norte (S. galili y S. golani), y la tercera era exclusiva de las especies del sur (S. carmeli y S. judaei), lo que podría haber causado las diferencias encontradas en la relación feomelanina/eumelanina.

Las ratas como mascotas

Estudios recientes examinan las capacidades conductuales de ratas y ratones con y sin entrada visual, así como los mecanismos neuronales que subyacen a dichas capacidades. Se supone que estos animales son funcionalmente ciegos a la luz roja, una suposición que podría tener su origen en el hecho de que son dicrómatas que poseen conos ultravioletas y verdes, pero no conos rojos. Pero la incapacidad de ver el rojo como color no descarta necesariamente la visión de forma basada en la absorción de la luz roja. Medimos la capacidad de las ratas Long-Evans para discriminar formas visuales bajo luz roja de varias bandas de longitud de onda. Al ver una rejilla en blanco y negro, tenían que distinguir entre dos categorías de orientación: horizontal y vertical. Las curvas psicométricas que trazan la orientación juzgada frente al ángulo demuestran la capacidad visual conservada de las ratas bajo la luz roja. Las investigaciones que pretenden explorar las funciones fisiológicas y conductuales de los roedores en ausencia de información visual no deben asumir la ceguera a la luz roja.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad