Saltar al contenido

¿Qué es la música popular chilena?

marzo 23, 2022
¿Qué es la música popular chilena?

La canción más popular en chile 2021

En la costa oeste de Sudamérica, Chile ocupa una franja de tierra que se extiende 3.000 kilómetros de norte a sur. Este país alargado mide 221 millas en su punto más ancho y sólo 40 millas en su punto más delgado. Esta geografía única ha dado lugar a una rica variedad de fenómenos culturales que incluyen vibrantes tradiciones musicales y de danza.

Estos instrumentos acompañan a bailes como la cueca, los bailes chinos y los huaynos. En la región central de Chile se tocan instrumentos como el acordeón, que fue introducido por los numerosos inmigrantes que llegaron desde Alemania. La guitarra, la caja y el tormento son instrumentos utilizados para acompañar los bailes de la región central como la sajuriana (originalmente un baile argentino), la refalosa (de Perú) y el sombrerito.

Datos musicales de Chile

La música chilena se refiere a todo tipo de música desarrollada en Chile, o por chilenos en otros países, desde la llegada de los conquistadores españoles hasta la actualidad. También incluye la música nativa precolombina de lo que hoy es el territorio chileno.

Antes de la llegada de los conquistadores europeos, no existían las fronteras nacionales modernas que conforman el continente americano, por lo que no se puede hablar de música de “Chile”, o de cualquier otro país sudamericano, de esta época. Sin embargo, la música existió en América durante siglos antes de la conquista europea, y muchas de las características e instrumentos de la música prehispánica han formado parte de la tradición folclórica y musical de Chile y de América Latina.

Las excavaciones arqueológicas han desenterrado numerosos instrumentos musicales que demuestran la existencia de una variedad de culturas musicales en la zona mucho antes incluso del periodo incaico. La investigación científica de los restos dejados por los pueblos Nazca y Mochica ha demostrado la existencia de complejos sistemas musicales teóricos, con presencia de intervalos menores, semitonos, cromatismo y escalas musicales de cinco, seis, siete y ocho notas,[1] equivalentes a las culturas contemporáneas de Asia y Europa.

Música chilena moderna

A principios de la década de 2010, el “Waka Waka” de Shakira era un himno de la Copa del Mundo, Calma Pueblo de Calle 13 estaba dando al hip-hop latinoamericano una concienzuda declaración de intenciones, y superestrellas emergentes como Carla Morrison, El Guincho y Bomba Estéreo todavía estaban encontrando su equilibrio crítico y comercial. Al mismo tiempo, un puñado de músicos chilenos empezaba a elaborar silenciosamente un proyecto de nirvana pop indie armado con poco más que sintetizadores y angustia adolescente. Hasta el nuevo milenio, Chile era conocido por ser la cuna del movimiento de la Nueva Canción de los años sesenta en virtud de los iconos folclóricos Violeta Parra y Víctor Jara. Más tarde, en la década de 1980, el país se asoció más con la lucha política, un tema central en la historia de los revolucionarios del rock en tu idioma, Los Prisioneros. Sin embargo, en la última década, la remota nación sudamericana ha experimentado un renacimiento artístico que ha renovado por completo su posición en la comunidad internacional.

Hay que tener en cuenta que sus estrellas favoritas no fueron ni mucho menos las únicas fuerzas que remodelaron el panorama indie chileno. Como describió Heyne, fue un esfuerzo colectivo. Locales como el Bar Loreto, el Cine Arte Alameda, el Blondie y el desaparecido Espacio Cellar permitieron que prosperaran y proliferaran la experimentación y las actuaciones estridentes. Sellos pequeños pero influyentes como Quemasucabeza, Cazador y Discos Pegaos exportaron los diversos sonidos que se estaban gestando en el underground, que se extendían más allá del synthpop con actuaciones como Ana Tijoux, DJ Raff y Ases Falsos. También empezó a surgir una firma visual, con el director Bernardo Quesney y la productora Enciclopedia Color creando clips y diseños cinematográficos para acompañar cada nuevo lanzamiento evocador. Incluso festivales como Fauna, Neutral, Fluvial y Feria Pulsar prosperaron gracias a la gran cantidad de talento local disponible. De hecho, el NRMAL de México se adelantó notablemente cuando en su edición de 2012 contó con pioneros de la escena como Astro, Adrianigual y Javiera Mena, duplicando el año siguiente con un escaparate de seguimiento que incluía a MKRNI, Fakuta y Alex Anwandter.

Artistas populares de la música chilena

Como consumidor activo de música, autoproclamado músico callejero y asiduo asistente a conciertos, he observado la cultura musical de Chile desde que llegué aquí. En mi camino por la jungla de la percepción sensorial auditiva, lo siguiente me llamó la atención de inmediato: La música es omnipresente en este país.

Las ciudades están llenas de músicos que se cuelan en los atestados metros y en los abarrotados autobuses, captan los restaurantes locales a la hora de comer o buscan el lugar perfecto en una calle concurrida para ofrecer una pequeña serenata. En su camino de A a B siempre estará acompañado por la música.

Si se pregunta a los lugareños qué músicos chilenos consideran importantes, se escucharán dos nombres una y otra vez: Violeta Parra y Víctor Jara. Son dos de los músicos más importantes e influyentes de la historia del país y sus canciones siguen formando parte de la cultura cotidiana.

La cueca no es el único baile que se realiza al aire libre. Se ha hecho famosa la práctica de muchos bailes diferentes en parques o lugares públicos. A los que les gusta el tango pueden sacudir una pierna cada Tuseday en Valparaíso en la plaza del Ascensor de Reina Victoria. Los más aficionados al jazz pueden bailar en el parque “Bustamante” de Santiago, donde todos los domingos se baila Swing y Lindy Hop.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad