Saltar al contenido

¿Cómo funciona la oreja?

marzo 26, 2022
¿Cómo funciona la oreja?

Proceso de audición

El tabaquismo es un factor de riesgo bien establecido para la pérdida de audición. Los estudios han demostrado una y otra vez que la exposición al humo del tabaco -ya sea directamente, de forma pasiva o incluso en el útero- puede tener un gran impacto en la salud auditiva de una persona.

Pero, ¿cómo se desarrolla exactamente este proceso? Hemos elaborado una explicación paso a paso de cómo se oye: desde el momento en que las ondas sonoras llegan al oído externo, pasan por el oído medio e interno y se transforman en señales significativas que se envían al cerebro. Nuestro cerebro utiliza estas señales para organizar y comunicarse con el mundo exterior.

Cuando se produce un sonido, éste entra en el oído externo, también llamado pabellón auricular. El pabellón auricular es la parte visible del oído y su forma de embudo está bien diseñada: Según el Dr. Mehdizadeh, cuando el sonido llega al pabellón, éste filtra y amplifica las ondas sonoras y las conduce al canal auditivo.

A continuación, las ondas sonoras golpean el tímpano, o membrana timpánica, poniéndolo en movimiento. “El tímpano es una fina capa de membrana que vibra en cuanto las ondas sonoras chocan contra ella, de forma muy similar a un tambor”, explica el Dr. Mehdizadeh.

Oído de la audición

Hay tres partes del oído que trabajan juntas para pasar el ruido de fuentes externas a través del oído hasta el cerebro para procesar la información. Las tres secciones se conocen como: el oído interno, el oído medio y el oído externo. El oído interno está formado por la cóclea, el nervio auditivo y el cerebro. El oído medio está formado por los huesecillos del oído medio (martillo, yunque y estribo). El oído externo incluye el pabellón auricular, el conducto auditivo y el tímpano.

El oído externo es el primer puerto de escala, comenzando por el pabellón auricular, que recoge las ondas sonoras y las dirige hacia el canal auditivo. El canal auditivo es un estrecho conducto que lleva al tímpano. El sonido viaja en ondas a través de un estrecho conducto llamado canal auditivo hasta el tímpano.

El oído externo (pabellón auricular) “atrapa” las ondas sonoras y las dirige a través del canal auditivo hacia el oído medio protegido. Estas ondas sonoras entrantes hacen vibrar el tímpano. Aquí comienza el proceso de comprensión de estas ondas sonoras.

Los huesecillos son una pequeña cadena de tres huesos: el martillo, el yunque y el estribo, que se mueven en el oído medio de forma vibratoria al reaccionar al movimiento del tímpano. A través de estas vibraciones (imagina que la piel de un tambor musical vibra al golpearlo), los huesecillos, una diminuta cadena de huesos (martillo, yunque y estribo) se mueven en el oído medio.

Partes del oído

Nuestro proceso auditivo nos conecta realmente con el paisaje sonoro de nuestro entorno. Nuestro sistema auditivo nos proporciona una capacidad asombrosa para identificar y comprender las señales acústicas más minúsculas. De hecho, nuestro cerebro es capaz de almacenar los equivalentes neuronales de patrones acústicos como la música, las voces, los sonidos de peligro y los sonidos ambientales. Esta similitud hace que nos resulte mucho más fácil reconocer y procesar tanto los sonidos familiares como los desconocidos.

La pérdida de audición se produce cuando los sonidos que son típicamente fuertes se vuelven más suaves y menos inteligibles; esto es el resultado de que nuestro cerebro sea engañado por la pérdida de audibilidad. La información también se distorsiona al llegar al cerebro, lo que altera la calidad de nuestra audición.

Un traumatismo craneoencefálico, una enfermedad neurológica, un trastorno médico o simplemente el proceso de envejecimiento, pueden provocar alteraciones en la capacidad del cerebro para procesar los estímulos de forma eficaz. Esto puede dar lugar a síntomas que reflejen la pérdida de audición; dichos síntomas pueden incluir falta de atención, respuestas inapropiadas y confusión. Nuestro cerebro trabaja con nuestros oídos de una manera increíble, procesando eventos neuronales en nuestra audición y todo lo que ello implica.

Oído medio

El tabaquismo es un factor de riesgo bien establecido para la pérdida de audición. Los estudios han demostrado una y otra vez que la exposición al humo del tabaco -ya sea directamente, de forma pasiva o incluso en el útero- puede tener un gran impacto en la salud auditiva de una persona.

Pero, ¿cómo se desarrolla exactamente este proceso? Hemos elaborado una explicación paso a paso de cómo se oye: desde el momento en que las ondas sonoras llegan al oído externo, pasan por el oído medio e interno y se transforman en señales significativas que se envían al cerebro. Nuestro cerebro utiliza estas señales para organizar y comunicarse con el mundo exterior.

Cuando se produce un sonido, éste entra en el oído externo, también llamado pabellón auricular. El pabellón auricular es la parte visible del oído y su forma de embudo está bien diseñada: Según el Dr. Mehdizadeh, cuando el sonido llega al pabellón, éste filtra y amplifica las ondas sonoras y las conduce al canal auditivo.

A continuación, las ondas sonoras golpean el tímpano, o membrana timpánica, poniéndolo en movimiento. “El tímpano es una fina capa de membrana que vibra en cuanto las ondas sonoras chocan contra ella, de forma muy similar a un tambor”, explica el Dr. Mehdizadeh.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad