Saltar al contenido

¿Qué es la lectura para niños de primaria?

marzo 23, 2022
¿Qué es la lectura para niños de primaria?

Lectura para 5º grado

Un alumno de una escuela primaria de Mississippi lee un libro en clase. Las investigaciones demuestran que los niños pequeños necesitan una enseñanza fonética explícita y sistemática para aprender a leer con fluidez. Crédito: Terrell Clark para The Hechinger Report

Enseñar a los niños a leer no es fácil; los educadores suelen tener una opinión muy firme sobre cuál es la forma «correcta» de enseñar esta habilidad esencial. Aunque los enfoques de los profesores pueden diferir, la investigación es bastante clara sobre la mejor manera de ayudar a los niños a aprender a leer. Esto es lo que los padres deberían buscar en el aula de sus hijos.

Las investigaciones demuestran que los niños aprenden a leer cuando son capaces de identificar letras o combinaciones de letras y relacionarlas con los sonidos. Hay más cosas, por supuesto, como atribuir significado a las palabras y frases, pero la conciencia fonémica (entender los sonidos de las palabras habladas) y la comprensión de la fonética (saber que las letras impresas se corresponden con los sonidos) son los primeros pasos más básicos para convertirse en lector.

Si los niños no dominan la fonética, es más probable que tengan dificultades para leer. Por eso los investigadores afirman que es importante una enseñanza explícita y sistemática de la fonética: los profesores deben guiar a los alumnos paso a paso a través de una secuencia específica de letras y sonidos. Los niños que aprenden a descifrar las palabras pueden aplicar esa habilidad a palabras más complejas y, finalmente, leer con fluidez. Algunos niños pueden no necesitar mucha ayuda con la fonética, sobre todo a medida que crecen, pero los expertos afirman que la enseñanza de la fonética puede ser esencial para los niños pequeños y los lectores con dificultades. «No sabemos cuánta fonética necesita cada niño», afirma Anders Rasmussen, director de la escuela primaria Wood Road de Ballston Spa (Nueva York), que recientemente dirigió la transformación del programa de lectura de su escuela hacia un enfoque estructurado y basado en la investigación. «Pero sabemos que ningún niño sale perjudicado por recibir demasiada cantidad».

Lectura sobre educación

Cuando los niños empiezan a aprender a leer, los adultos suelen centrarse en ayudarles a decir correctamente cada palabra. La táctica de los adultos que leen con los niños suele ser «pronunciar» las palabras de un cuento. Aunque este enfoque en la pronunciación y decodificación de las palabras es importante, la comprensión del texto tiene la misma importancia. Si no se comprende el significado de la palabra escrita, la lectura no tiene sentido. Puedes imaginarte esto leyendo la siguiente frase:

«Los planos normales de la superficie en el punto y en las direcciones principales son perpendiculares entre sí, y ambos son perpendiculares al plano tangente de la superficie en el punto» (Wolfram Mathworld, Principal Radius of Curvature).

Si bien es cierto que puedes leer cada una de las palabras de esas dos frases, probablemente sea mucho más difícil explicar lo que significan (a menos que seas un matemático). La lectura sin significado no sólo carece de propósito, sino que también puede ser frustrante para el lector. Imagine que lee 20 páginas de texto como el ejemplo anterior: probablemente se desanimaría y perdería el interés muy rápidamente.

Cómo enseñar a leer en inglés

El debate sobre cómo enseñar a leer a edades tempranas ha sido intenso durante un siglo. Pero en las últimas décadas, la ciencia cognitiva ha sido clara: enseñar a los niños pequeños a descifrar el código -enseñarles fonética sistemática- es la forma más fiable de asegurarse de que aprendan a leer palabras.

NOTA: El texto de este artículo contiene anotaciones. Para ver la lista de anotaciones, desplácese hasta el final de la página.¿Cómo aprenden los niños a leer? Durante casi un siglo, los investigadores han discutido sobre esta cuestión. La mayor parte del desacuerdo se ha centrado en las primeras etapas del proceso de lectura, cuando los niños pequeños empiezan a descifrar las palabras de una página.

Una de las teorías es que la lectura es un proceso natural, como aprender a hablar. Según esta teoría, si los profesores y los padres rodean a los niños de buenos libros, éstos aprenderán a leer por sí solos. Otra idea sugiere que la lectura es una serie de conjeturas estratégicas basadas en el contexto, y que hay que enseñar a los niños estas estrategias de adivinación.Pero la investigación ha demostrado que la lectura no es un proceso natural(1), ni un juego de adivinanzas. El lenguaje escrito es un código. Ciertas combinaciones de letras representan previsiblemente ciertos sonidos. Y durante las últimas décadas, la investigación ha sido clara: enseñar a los niños pequeños a descifrar el código -enseñarles fonética sistemática- es la forma más fiable de asegurarse de que aprenden a leer palabras.Por supuesto, leer es algo más que ver una palabra en una página y pronunciarla en voz alta. Por lo tanto, la enseñanza de la lectura es mucho más que una simple enseñanza de la fonética. La lectura requiere que los niños den sentido a la letra impresa. Tienen que conocer los diferentes sonidos del lenguaje hablado y ser capaces de relacionar esos sonidos con las letras escritas para descifrar las palabras. Necesitan un conocimiento profundo del fondo y del vocabulario para entender las palabras que leen. Con el tiempo, deben ser capaces de reconocer la mayoría de las palabras de forma automática y leer con fluidez un texto conectado, prestando atención a la gramática, la puntuación y la estructura de las frases.

Libros de lectura en inglés para nivel elemental pdf

Ilustración de Rachel Sender para APM ReportsUna falsa suposición sobre lo que se necesita para ser un buen lector ha creado profundas desigualdades entre los niños estadounidenses, poniendo a muchos en un camino difícil en la vida.

Los profesores y los funcionarios de la escuela le dijeron que C.J. estaba atrasado pero que se pondría al día. Le dijeron a Sonya que le leyera en casa. Pero ella le leyó. A C.J. le gustaban los cuentos de Veggie Tales y «El gran gigante amistoso» de Roald Dahl. Su hermana mayor le leía los libros de Goosebumps.

C.J. iba a la escuela primaria Amqui, un colegio público de Nashville, Tennessee, donde el 80% de los alumnos eran negros o hispanos y casi todos procedían de familias con bajos ingresos. Los resultados de los exámenes mostraban que la mayoría de los niños de la escuela tenían problemas con la lectura. Pero Sonya no lo sabía. Envió a C.J. a Amqui porque le gustaba la escuela y es donde iba el hijo de su mejor amiga; su amiga recogía a los niños después de la escuela porque Sonya trabajaba hasta tarde como enfermera.

C.J. es el menor de los cuatro hijos de Sonya. Los tres mayores no tenían problemas para aprender a leer, pero algo era diferente con C.J. «Empecé a preguntarme si tenía algún problema de aprendizaje». Envió una nota manuscrita a la escuela solicitando que le hicieran una prueba. Los registros muestran que la escuela no lo hizo.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad