Saltar al contenido

¿Qué es para mí la lectura?

marzo 24, 2022
¿Qué es para mí la lectura?

Lector de textos chrome

«Leer es el proceso de mirar una serie de símbolos escritos y obtener un significado de ellos. Cuando leemos, utilizamos nuestros ojos para recibir símbolos escritos (letras, signos de puntuación y espacios) y utilizamos nuestro cerebro para convertirlos en palabras, frases y párrafos que nos comunican algo.

La lectura es una habilidad receptiva: a través de ella recibimos información. Pero el complejo proceso de la lectura requiere también la habilidad de hablar, para poder pronunciar las palabras que leemos. En este sentido, la lectura es también una habilidad productiva, ya que recibimos información y la transmitimos (aunque sólo sea a nosotros mismos).

¿Es necesario leer para hablar inglés? La respuesta corta es no. Algunos hablantes nativos no saben leer ni escribir pero hablan inglés con fluidez. Por otro lado, la lectura es algo que puedes hacer por ti mismo y que amplía enormemente tu vocabulario, ayudándote así a hablar (y a escuchar y escribir). Por lo tanto, la lectura es una habilidad y una actividad muy valiosa, y se recomienda que los estudiantes de inglés traten de leer lo más posible en inglés.

Demostración de texto a voz

Su mente no está predispuesta al pensamiento literario. Pero Bella Phillips, estudiante de segundo año de la Universidad de Iowa, cree que la lectura le ha ayudado a cultivar una nueva forma de pensar que le permite sumergirse en un mundo que no es el suyo y entrenar su cerebro para que sea increíble.

Nota del director: Bella Phillips es una estudiante de segundo año de la Universidad de Iowa que ha trabajado este año en el Centro de Investigación de la Lectura de Iowa. Es originaria de Council Bluffs, donde su madre es profesora de ciencias en el Lewis Central High School. Bella está en un programa de pre-medicina, por lo que trabajar en nuestro centro es una experiencia diferente para ella. La idea de la entrada del blog de Bella surgió de una experiencia reciente que tuve. Me pidieron que visitara a una clase de estudiantes de último año de secundaria que habían expresado su interés en convertirse en profesores. Los estudiantes dedicaron mucho tiempo a explicarme cómo la lectura era irrelevante para ellos y cómo eran capaces de evitar completar cualquier tarea de lectura en sus cursos. Dado que se trataba de estudiantes que pretendían entrar en el campo de la educación, me consternó su bravuconería para eludir todas las oportunidades de interactuar con los textos y tomar atajos con sus tareas. Por lo tanto, le pregunté a Bella si estaría dispuesta a explicar lo que la lectura ha significado para ella. Dado que Bella tiene una edad cercana a la de los estudiantes que visité, pensé que su perspectiva podría ser reveladora. Espero que aprecien sus palabras tanto como yo.

Leer para mí es como

«Hola, acabamos de empezar un periodo de prueba de 3 semanas utilizando su programa. ¡WOW! Mi hija de 5 años se está divirtiendo mucho… y aprendiendo al mismo tiempo. ¡Está leyendo de verdad! Muchas gracias por una experiencia de aprendizaje increíble».

«El programa es excelente y nos encantó que nuestra hija aprendiera a leer en menos de seis meses y que estuviera muy por delante de sus compañeros en el jardín de infancia cuando fue evaluada. Siempre lo recomendamos a otros padres. Gracias».

«Qué concepto tan fantástico. Muchas gracias por hacer que el aprendizaje de la lectura sea tan agradable para nuestro hijo de 4 años. Imagino que se ha puesto mucha pasión y energía en Reading Eggs – felicidades a todos». – Frances, madre

Ejemplo de ensayo de lectura

Según la leyenda familiar, empecé a leer las etiquetas de la sopa de tomate en el supermercado cuando tenía dos años. Me temo que mi precocidad ha sido exagerada, pero es justo decir que no puedo recordar un momento en el que no me haya lanzado a los libros. Mis primeros recuerdos son de El perrito poky, de los cómics que encontraba en el desván, de los viejos ejemplares de National Geographic de mi abuela y de una edición andrajosa de Mother Goose. Rápidamente pasé a la biblioteca y a su surtido de títulos perfectamente etiquetados, cada uno de los cuales esperaba mi firma provisional en la tarjeta de salida. Devoré «La casa de la pradera», «El semental negro», «Donde crece el helecho rojo» y cualquier libro de Judy Blume. Oh, Superfudge, cómo te quería.

No sé si leía porque era curiosa o si era curiosa porque leía. Probablemente ambas cosas. Lo que sí sé es que los libros eran mi refugio. Me daban seguridad y consuelo cuando la vida era confusa o incierta. Eran un escape, un santuario y un oasis de paz. Los libros me transportaron a lugares que nunca imaginé visitar y me expusieron a ideas que nunca había considerado. Prefería Watership Down al escondite con los niños de la vecindad, que empezaron a llamarme Ichabod Crane cuando iba al colegio encorvado sobre un libro. A mi padre le preocupaba que me estuviera convirtiendo en un recluso, pero yo estaba contento.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad