Saltar al contenido

¿Qué debemos hacer para cuidar el sentido del olfato?

marzo 24, 2022
¿Qué debemos hacer para cuidar el sentido del olfato?

Cómo cuidar el sentido del olfato

Cataratas: Envejecer es el factor de riesgo más común para las cataratas, según el RNIB (Royal National Institute for the Blind). Sin embargo, es posible reducir el nivel de algunos de los otros riesgos, como la diabetes, los traumatismos y la obesidad, mientras que las opciones de estilo de vida que se asocian al desarrollo de las cataratas pueden modificarse. En particular,

A medida que envejecemos, perdemos parte del sentido del olfato, probablemente debido a la disminución de las neuronas olfativas y a la reducción de la producción de mucosidad. El número de papilas gustativas también disminuye y se vuelven menos sensibles a la estimulación. Esta pérdida del sentido del gusto y del olfato puede conducir a una mala nutrición que puede afectar negativamente a la salud.

A medida que envejecemos, debemos proteger nuestra piel, ya que se vuelve menos sensible al dolor, la temperatura y la presión debido a la pérdida de receptores táctiles. Hay que tener más cuidado para evitar lesiones como las quemaduras por objetos calientes y los hematomas por la presión aplicada.

Pon dos ejemplos de cómo te protegen tus sentidos para la clase 2

La pérdida del olfato y el gusto también puede afectar a nuestra salud, provocando falta de apetito y una pérdida de peso no deseada. Al no poder disfrutar de la comida, los pacientes con anosmia pueden dejar de comer lo suficiente o saltarse las comidas por completo. Incluso puede suponer una amenaza existencial, al ponernos en peligro a la hora de detectar incendios, fugas de gas o alimentos en mal estado.

Para despertar los nervios olfativos, la mayoría de los especialistas recomiendan el entrenamiento olfativo, una rutina diaria de inhalación de aceites esenciales como el limón, el eucalipto, el clavo y la rosa, entre otros. Si sufre una pérdida olfativa, no se desanime si algunas de las esencias huelen de forma diferente a lo que esperaba: las distorsiones asociadas a la pérdida del olfato (troposmia) no son infrecuentes.

El principio de la atención plena desempeña un papel importante en este caso. Si no puedes oler la esencia en absoluto, intenta recordar el olor; en otras palabras, involucra a tu mente en la evocación de la sensación. Al comer, si no puedes degustar toda la gama de sabores de un plato, presta atención a los básicos -dulce, amargo, ácido, salado o umami-, así como a la textura del alimento y a la sensación en tu paladar. Esto le ayudará a centrarse en lo que todavía puede saborear, en lugar de en lo que no puede. Cuando como chocolate negro, por ejemplo, sólo puedo saborear lo amargo y lo dulce; para el sabor del grano de cacao, todavía tengo que confiar en mi memoria.

Cómo cuidar el sentido de la vista

El sentido del olfato enriquece su experiencia del mundo que le rodea. Los distintos olores pueden cambiar su estado de ánimo, transportarle a un recuerdo lejano e incluso ayudarle a establecer vínculos con sus seres queridos. Su capacidad olfativa también desempeña un papel fundamental en su salud. Si su capacidad olfativa disminuye, puede afectar a su dieta y nutrición, a su bienestar físico y a su seguridad cotidiana.

Tanto si se trata de café, como de pinos en un bosque o del humo de un incendio, las cosas que olemos son en realidad pequeñas moléculas liberadas por las sustancias que nos rodean. Cuando inhalamos estas moléculas, estimulan células sensoriales especializadas en el interior de la nariz. Cada una de estas células sensoriales tiene un solo tipo de receptor de olores, una estructura en la célula que se engancha selectivamente a un tipo específico de molécula «olorosa». Hay más olores en el entorno que receptores de olor. Pero una molécula determinada puede estimular una combinación de estos receptores, creando una representación única en el cerebro de un olor concreto.

«Se calcula que el número de olores que las personas pueden detectar oscila entre los 10.000 y los 100.000 millones, o incluso más», afirma el Dr. Gary Beauchamp, investigador del gusto y el olfato en el Centro de Sentidos Químicos Monell de Filadelfia. Todos tenemos diferentes combinaciones de células detectoras de olores en nuestras narices, explica, por lo que las personas varían mucho en su sensibilidad a los olores. «De hecho, cuando usted y yo olemos la misma cosa física, nuestras percepciones pueden ser muy diferentes», dice Beauchamp.

Cómo podemos cuidar nuestros órganos sensoriales

Nuestras narices nos mantienen a salvo y la incapacidad de oler bien puede ser una desventaja. Sin una nariz que funcione, no puedes saber si la comida está estropeada por su sabor, detectar el olor corporal, recordar cosas relacionadas con los olores o incluso saber si tu casa está llena de humo u otras toxinas.

No está solo si se siente menos sensible a los olores. Se calcula que una de cada cuatro personas mayores de 40 años tiene problemas relacionados con los olores. Entre ellos se encuentran la hiposmia (pérdida parcial del olfato) y la anosmia (pérdida total del olfato).

Mientras que las células nerviosas son notoriamente difíciles de regenerar tras una lesión, las neuronas olfativas de la nariz están diseñadas para renovarse periódicamente. Esto significa que el sistema puede repararse a sí mismo tras un daño o una degradación general.

Una forma de mejorar la capacidad olfativa es eliminar los olores fuertes de nuestra vida, al menos temporalmente. Nuestra nariz se sensibiliza a los olores cotidianos con el paso del tiempo hasta el punto de dejar de percibirlos.

Prohibir el café, el alcohol fuerte, la salsa picante, la cebolla y el ajo, e incluso los productos de belleza perfumados de su vida durante unos días hará que estos mismos olores sean aún más fragantes una vez que los reintroduzca.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad