Saltar al contenido

¿Qué es la comprensión según autores?

marzo 27, 2022
¿Qué es la comprensión según autores?

Enseñar para comprender

La comprensión es una relación entre el conocedor y un objeto de comprensión. La comprensión implica habilidades y disposiciones con respecto a un objeto de conocimiento que son suficientes para apoyar un comportamiento inteligente[1].

La comprensión suele estar relacionada, aunque no siempre, con el aprendizaje de conceptos, y a veces también con la teoría o teorías asociadas a esos conceptos. Sin embargo, una persona puede tener una buena capacidad para predecir el comportamiento de un objeto, animal o sistema -y por lo tanto puede, en cierto sentido, entenderlo- sin estar necesariamente familiarizada con los conceptos o teorías asociados a ese objeto, animal o sistema en su cultura. Pueden haber desarrollado sus propios conceptos y teorías, que pueden ser equivalentes, mejores o peores que los conceptos y teorías estándar reconocidos de su cultura. Por tanto, la comprensión está relacionada con la capacidad de hacer inferencias.

Tanto la comprensión como el conocimiento son palabras sin definiciones unificadas [2][3], por lo que Ludwig Wittgenstein buscó más allá de una definición de conocimiento o comprensión y observó cómo se utilizaban las palabras en el lenguaje natural, identificando las características relevantes en el contexto. Se ha sugerido que el conocimiento por sí solo tiene poco valor, mientras que conocer algo en su contexto es comprender [5], lo que tiene un valor relativo mucho mayor, pero también se ha sugerido que un estado que no sea el de conocimiento puede denominarse comprensión [6][7]. [6][7]

Demostración de comprensión

Muchos estudiantes equiparan “saber” con “entender”. Sin embargo, “saber” algo no es lo mismo que “entender” algo. Y lo que es peor, los alumnos pueden considerar que conocer la “definición” de un término es entender el “concepto” del término, y ambos son en realidad muy diferentes.

Al regirse por la metáfora del “aprendizaje como conocimiento”, muchos alumnos consideran al profesor como un dispensador de información y a ellos mismos como receptores de la misma. Su objetivo es aumentar la cantidad de conocimientos que poseen. Creen que los resultados del aprendizaje pueden evaluarse midiendo la cantidad de conocimientos adquiridos.

Sin embargo, el aprendizaje implica obtener el “significado” del conocimiento. El significado se genera por la interacción entre la nueva información y los conceptos existentes en la mente de los alumnos. Sin los conceptos existentes, la información no puede tener ningún significado. El aprendizaje se consigue cuando los alumnos seleccionan la información relevante y la interpretan a través de sus conocimientos existentes. Como señaló acertadamente Resnick (1989), “el aprendizaje no se produce al registrar la información, sino al interpretarla”. Por lo tanto, los alumnos no son receptores de conocimientos sino constructores de los mismos. La forma en que el alumno estructura y procesa el conocimiento es mucho más importante que la cantidad aprendida. Estructurar y procesar el conocimiento significa que los alumnos deben “seleccionar”, “organizar” e “integrar” la nueva información con los conocimientos previos de su mente. Para ello, cada alumno debe adquirir habilidades metacognitivas (reflexivas)

Nivel de comprensión de los estudiantes

Durante las últimas cuatro décadas, los científicos han realizado investigaciones que han aumentado nuestra comprensión de la cognición humana, proporcionando una mayor comprensión de cómo se organiza el conocimiento, cómo la experiencia da forma a la comprensión, cómo las personas controlan su propia comprensión, cómo los estudiantes difieren entre sí y cómo las personas adquieren experiencia. A partir de este cuerpo de investigación emergente, los científicos y otras personas han sido capaces de sintetizar una serie de principios subyacentes del aprendizaje humano. Esta creciente comprensión de cómo aprenden las personas tiene el potencial de influir significativamente en la naturaleza de la educación y sus resultados.

El diseño de los programas educativos siempre está guiado por las creencias sobre cómo aprenden los estudiantes en una disciplina académica. Ya sean explícitas o implícitas, estas ideas afectan a lo que se enseñará a los estudiantes de un programa, a cómo se les enseñará y a cómo se evaluará su aprendizaje. Así, los diseñadores de programas educativos que creen que los estudiantes aprenden mejor a través de la memorización y la práctica repetida diseñarán sus programas de forma diferente a los que sostienen que los estudiantes aprenden mejor a través de la indagación y la investigación activas.

Cómo medir la comprensión en la investigación

Este objetivo, “Adquirir una comprensión básica de la materia…”, se refiere a la adquisición de la información básica en la que se basa el aprendizaje más complejo. Aunque los métodos tradicionales de enseñanza, especialmente las clases magistrales y las lecturas, son bastante eficaces a la hora de “entregar” este tipo de información, la cuestión es si la “entrega” es suficiente. El mero hecho de tener la información a mano no garantiza que los estudiantes la entiendan o sepan cómo aprenderla. ¿Existen formas de ayudar a los alumnos a aprender el material de forma más eficaz y también a ser capaces de utilizar la información a medida que avanzan en tareas cognitivas más complejas?

La investigación (2) ha demostrado que hay dos tareas esenciales para fomentar el rendimiento de los alumnos: ayudarles a ver la relevancia y la importancia de la información, y hacerla comprensible. De hecho, las dimensiones de la enseñanza que más se correlacionan con el rendimiento de los alumnos son 1) la preparación y la organización; 2) la claridad de la comunicación; 3) la percepción de los resultados de la enseñanza; y 4) la estimulación del interés del alumno por el contenido del curso. Los dos primeros se refieren a la organización de la información y a su presentación eficaz y han formado parte tradicionalmente de la preparación del profesor. Los dos segundos tienen que ver con la motivación y la implicación de los alumnos en su aprendizaje.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad