Saltar al contenido

¿Cuáles son los nombres de la tabla periódica?

abril 9, 2022

Tabla periódica de los elementos

Dimitri Mendeleev, en Rusia (1869), y Lothar Meyer, en Alemania (1870), reconocieron de forma independiente que existía una relación periódica entre las propiedades de los elementos conocidos en aquella época. Ambos publicaron tablas con los elementos ordenados según el aumento de la masa atómica. Pero Mendeleev fue un paso más allá que Meyer: utilizó su tabla para predecir la existencia de elementos que tendrían propiedades similares a las del aluminio y el silicio, pero que aún eran desconocidos. Los descubrimientos del galio (1875) y del germanio (1886) proporcionaron un gran apoyo al trabajo de Mendeleev. Aunque Mendeléyev y Meyer mantuvieron una larga disputa sobre la prioridad, las contribuciones de Mendeléyev al desarrollo de la tabla periódica son ahora más reconocidas (Figura 1).

Muchos elementos difieren drásticamente en sus propiedades químicas y físicas, pero algunos elementos son similares en su comportamiento. Por ejemplo, muchos elementos parecen brillantes, son maleables (se pueden deformar sin romperse) y dúctiles (se pueden estirar en forma de alambre), y conducen bien el calor y la electricidad. Otros elementos no son brillantes, maleables o dúctiles, y son malos conductores del calor y la electricidad. Podemos clasificar los elementos en grandes clases con propiedades comunes: metales (elementos que son brillantes, maleables, buenos conductores del calor y la electricidad -sombreados en amarillo-); no metales (elementos que parecen opacos, malos conductores del calor y la electricidad -sombreados en verde-); y metaloides (elementos que conducen el calor y la electricidad moderadamente bien, y poseen algunas propiedades de los metales y otras de los no metales -sombreados en morado-).

Nombre en elementos químicos

Dimitri Mendeléyev en Rusia (1869) y Lothar Meyer en Alemania (1870) reconocieron de forma independiente que existía una relación periódica entre las propiedades de los elementos conocidos en ese momento. Ambos publicaron tablas con los elementos ordenados según el aumento de la masa atómica. Pero Mendeleev fue un paso más allá que Meyer: utilizó su tabla para predecir la existencia de elementos que tendrían propiedades similares a las del aluminio y el silicio, pero que aún eran desconocidos. Los descubrimientos del galio (1875) y del germanio (1886) proporcionaron un gran apoyo al trabajo de Mendeléyev. Aunque Mendeléyev y Meyer mantuvieron una larga disputa sobre la prioridad, las contribuciones de Mendeléyev al desarrollo de la tabla periódica son ahora más reconocidas (Figura 1).

Muchos elementos difieren drásticamente en sus propiedades químicas y físicas, pero algunos elementos son similares en su comportamiento. Por ejemplo, muchos elementos parecen brillantes, son maleables (se pueden deformar sin romperse) y dúctiles (se pueden estirar en forma de alambre), y conducen bien el calor y la electricidad. Otros elementos no son brillantes, maleables o dúctiles, y son malos conductores del calor y la electricidad. Podemos clasificar los elementos en grandes clases con propiedades comunes: metales (elementos que son brillantes, maleables, buenos conductores del calor y la electricidad -sombreados en amarillo-); no metales (elementos que parecen opacos, malos conductores del calor y la electricidad -sombreados en verde-); y metaloides (elementos que conducen el calor y la electricidad moderadamente bien, y poseen algunas propiedades de los metales y otras de los no metales -sombreados en morado-).

Generador de nombres de tablas periódicas

Con el anuncio de ayer de los nombres propuestos para los cuatro nuevos miembros de la tabla periódica, pronto se completará el séptimo período de la tabla periódica de los elementos. Este gráfico, publicado en The Conversation y realizado en colaboración con el profesor Mark Lorch, de la Universidad de Hull, muestra el origen de los nombres de los 118 elementos.

La IUPAC (Unión Internacional de Química Pura y Aplicada) tiene normas específicas sobre cómo se pueden nombrar los elementos. Como se indica en su comunicado para el anuncio de los nombres propuestos ayer, los elementos recién descubiertos pueden recibir los siguientes nombres:

Debido a estas normas, sugerencias públicas como “lemmium” y “elementy mcelementface” siempre iban a quedar fuera. Además, las normas establecidas más recientemente establecen que los nombres sugeridos para los nuevos elementos deben seguir la convención establecida para cada grupo de elementos concreto. En otras palabras, los elementos del grupo 17 siempre terminan en -ine, los del grupo 18 siempre terminan en -on y el resto siempre deben terminar en -ium.

Nombrar un elemento texto o dado

Las minas son lugares espeluznantes: oscuras, con eco, laberínticas, hogar de sonidos y olores desconocidos. Estás muy bajo tierra y a menudo a merced de lo que no puedes ver o prever: rocas que caen, gases venenosos. Y si pensamos en las minas a la ligera, no hay literalmente ningún lugar en la tierra más oscuro: es una oscuridad total, envolvente, implacable. Se puede perdonar a los mineros por ser un poco supersticiosos.

En 1549, Georgius Agricola -más conocido por su emblemática obra Sobre la naturaleza de los metales- publicó un libro sobre los animales subterráneos, incluidos los diversos demonios que se cree que se encuentran en las minas. “Algunos son crueles y terribles de contemplar, y estos molestan y perjudican a los mineros”, explica Peter Wothers en su nuevo libro, Antimony, Gold, and Jupiter’s Wolf. “[Agrícola] menciona a uno llamado Annebergius, ‘que sólo con su aliento mató a más de doce trabajadores en una cueva. .  . .’    Al parecer, el demonio aparecía como un caballo con el gas venenoso saliendo de su boca”.

No todas las entidades sobrenaturales del libro de Agrícola eran tan intimidantes como los caballos demoníacos venenosos. Por ejemplo, los kobolds. De estatura enana y vestidos como mineros, se creía que los kobolds eran expertos mineros y trabajadores del metal a los que se oía constantemente taladrar, martillar y palear. Agricola escribe que los kobolds “no suelen molestar a los mineros, sino que se quedan parados en los pozos y túneles sin hacer nada, aunque fingen estar ocupados en todo tipo de trabajos, a veces excavando mineral y otras veces poniendo en cubos lo que se ha excavado. A veces lanzan guijarros a los obreros, pero rara vez les hacen daño, a no ser que éstos los ridiculicen o maldigan primero”. Sin embargo, cada región de Alemania tenía una opinión diferente sobre los kobolds, y algunos pensaban que eran bastante malvados. Se les culpaba de accidentes, derrumbes y desprendimientos de rocas y de sustituir los metales preciosos por otros sin valor. Las ciudades mineras rezaban para librarse de los kobolds.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad