Saltar al contenido

Operaciones matematicas 3 primaria

junio 20, 2022
Operaciones matematicas 3 primaria

Lista de operaciones matemáticas

Las operaciones aritméticas son los fundamentos de las matemáticas. Consisten principalmente en operaciones como la suma, la resta, la multiplicación y la división. También se conocen como operaciones matemáticas. En nuestra vida cotidiana, utilizamos las operaciones aritméticas para averiguar los ingresos y gastos totales de una empresa, para hacer un presupuesto mensual o anual, para medir longitudes, etc. Las utilizamos en casi todos los momentos del día, por ejemplo, al calcular el número total de preguntas de los deberes, al calcular el tiempo, el dinero, el número de bombones que hemos comido, el número de notas obtenidas en todas las asignaturas, etc.

Las operaciones aritméticas son un conjunto de cuatro operaciones básicas que se realizan para sumar, restar, multiplicar o dividir dos o más cantidades. Incluyen el estudio de los números, incluido el orden de las operaciones, que son útiles en todas las demás partes de las matemáticas, como el álgebra, el tratamiento de datos y la geometría. No podemos resolver un problema sin utilizar las reglas de las operaciones aritméticas. Las operaciones aritméticas incluyen cuatro reglas básicas que son la suma, la resta, la multiplicación y la división. Para cada una de las cuatro operaciones aritméticas se utiliza un símbolo particular que se indica en la imagen siguiente.

Suma, resta, multiplicación y división

En matemáticas y programación informática, el orden de las operaciones (o precedencia de los operadores) es un conjunto de reglas que reflejan las convenciones sobre los procedimientos que deben realizarse primero para evaluar una expresión matemática determinada.

Por ejemplo, en matemáticas y en la mayoría de los lenguajes informáticos, la multiplicación tiene mayor precedencia que la adición, y así ha sido desde la introducción de la notación algebraica moderna[1][2]. Así, la expresión 1 + 2 × 3 se interpreta con el valor 1 + (2 × 3) = 7, y no (1 + 2) × 3 = 9. Cuando se introdujeron los exponentes en los siglos XVI y XVII, se les dio preferencia sobre la suma y la multiplicación, y sólo podían colocarse como superíndice a la derecha de su base[1] Así, 3 + 52 = 28 y 3 × 52 = 75.

Estas convenciones existen para eliminar la ambigüedad de la notación, al tiempo que permiten que ésta sea lo más breve posible. Cuando se desee anular las convenciones de precedencia, o incluso simplemente enfatizarlas, se pueden utilizar paréntesis ( ). Por ejemplo, (2 + 3) × 4 = 20 obliga a que la suma preceda a la multiplicación, mientras que (3 + 5)2 = 64 obliga a que la suma preceda a la exponenciación. Si se requieren varios pares de paréntesis en una expresión matemática (como en el caso de paréntesis anidados), los paréntesis pueden sustituirse por corchetes o llaves para evitar confusiones, como en [2 × (3 + 4)] – 5 = 9.

Operaciones básicas de matemáticas

–la suma, la resta, la multiplicación y la división– tienen aplicación incluso en las teorías matemáticas más avanzadas. Por ello, dominarlas es una de las claves para progresar en la comprensión de las matemáticas y, en concreto, del álgebra. Las calculadoras electrónicas han facilitado la realización de estas (y otras) operaciones, pero estos dispositivos también pueden crear una dependencia que dificulta bastante la comprensión real de las matemáticas. Las calculadoras pueden ser una herramienta útil para comprobar las respuestas, pero si dependes demasiado de ellas, puedes privarte del tipo de ejercicios mentales rigurosos que te ayudarán no sólo a hacer matemáticas, sino a comprender plenamente lo que estás haciendo.

Si tienes dificultades para realizar las operaciones básicas de números sencillos, una forma de mejorar es mediante el uso de tarjetas de memoria. Incluso basta con cortar una hoja de papel en secciones; basta con escribir los números y una operación en una cara (como 38) y la respuesta (24, para nuestro ejemplo) en la otra. De este modo, puedes practicar tus habilidades matemáticas sin necesidad de recurrir a la calculadora. (Pero si necesitas la calculadora para hacer con precisión tus tarjetas de memoria, por supuesto, ¡utiliza una!) Suponemos que tienes conocimientos de aritmética básica, pero si tienes alguna carencia en este campo, deberías poder ponerte al día con un poco de tiempo y práctica.

Pemdas

Esta expresión consta de un operador (suma) que tiene dos operandos. El primero está representado por una variable llamada edad y el segundo es una constante literal. Si la edad tuviera un valor de 14 entonces la expresión se evaluaría (o sería igual a) 15.

Estos operadores funcionan como los has aprendido a lo largo de tu vida, con la excepción de la división y el módulo. Normalmente pensamos en la división como el resultado de una respuesta que puede tener una parte fraccionaria (un tipo de datos de punto flotante). Sin embargo, la división, cuando ambos operandos son del tipo de datos enteros, puede actuar de forma diferente. Consulte la siguiente sección sobre «División de enteros y módulo».

Muchos lenguajes de programación admiten una combinación de la asignación (=) y los operadores aritméticos (+, -, *, /, %).  Varios libros de texto los llaman «operadores de asignación compuestos» o «operadores de asignación combinados». Su uso puede explicarse en términos del operador de asignación y de los operadores aritméticos. En la tabla, utilizaremos la variable edad y puedes suponer que es de tipo de datos entero.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad