Saltar al contenido

¿Cómo saber si tengo el suelo pélvico debilitado?

marzo 27, 2022
¿Cómo saber si tengo el suelo pélvico debilitado?

Disfunción del suelo pélvico

PASO 3: MEDIR LA FUERZA DEL SUELO PÉLVICOLos músculos del suelo pélvico son muy importantes para la salud de la vejiga y el intestino.    Los músculos del suelo pélvico se extienden desde el interior del hueso púbico hasta el ano y se entretejen alrededor de la vagina, la uretra y el recto, por lo que parecen una cesta.    Estos músculos sostienen la vejiga y el intestino, y también pueden ayudar a mejorar la sensación sexual.Medir la fuerza del suelo pélvico puede ser una tarea difícil sin la ayuda de un profesional.    Sin embargo, es un paso fundamental, ya que te asegura que eres consciente de los músculos que vas a fortalecer y te informa de tu nivel de fuerza “de referencia” antes de empezar un programa de ejercicios. También le ayuda a asegurarse de que está contrayendo los músculos correctamente.  A continuación, encontrarás tres formas de evaluar la fuerza de los músculos del suelo pélvico.    Mientras realizas cada ejercicio, anota tu nivel de fuerza percibido en una escala del 1 al 10, siendo el 1 el más débil y el 10 el más fuerte.

Espasmos del suelo pélvico

“Siempre me decepciona cuando una mujer dice que esto es ‘sólo parte de ser mujer y tengo que vivir con ello’. No. Hay cosas que puedes hacer para recuperar tu calidad de vida y posiblemente evitar tener que operarte en el futuro.”

Afirma que el trastorno del suelo pélvico puede darse a cualquier edad, aunque es más frecuente en mujeres en edad fértil y en mujeres posmenopáusicas. Existe una gran variedad de tratamientos que pueden ayudar a las mujeres a mejorar su calidad de vida y permitirles seguir realizando sus actividades favoritas sin vergüenza ni dolor. El Dr. Hundley responde a las preguntas que suele recibir sobre los trastornos del suelo pélvico:

Si hay una debilidad en los músculos o ligamentos del suelo pélvico o si el tejido se estira demasiado, los órganos pueden descender o sobresalir en la vagina. El Dr. Hundley dice que es muy parecido a sentarse en una hamaca, que se estira y se hunde con el peso del cuerpo.

El embarazo y el parto se llevan gran parte de la culpa porque pueden ejercer mucha tensión en la zona pélvica. Pero el Dr. Hundley dice que ha visto a muchas pacientes que han dado a luz varias veces y nunca han mostrado ningún síntoma de trastorno del suelo pélvico. Otras causas comunes:

Tensión de los músculos del suelo pélvico

El suelo pélvico está formado por varios músculos que sostienen el recto como un cabestrillo. La contracción y relajación coordinadas de los músculos del suelo pélvico controlan las funciones del intestino y la vejiga: el suelo pélvico debe relajarse para poder orinar, defecar y, en las mujeres, mantener relaciones sexuales. La disfunción del suelo pélvico se produce cuando hay demasiada tensión en los músculos del suelo pélvico (tono alto) o no hay suficiente (tono bajo), lo que contribuye a la incontinencia urinaria, el estreñimiento, el dolor durante las relaciones sexuales o el dolor en la zona lumbar, la región pélvica, los genitales o el recto.

Se calcula que un tercio de las mujeres adultas padecen algún tipo de disfunción del suelo pélvico, y que el 30% de ellas necesitan cirugía para corregir el problema. Las principales causas de la disfunción del suelo pélvico son el embarazo, la obesidad y la menopausia. Algunas mujeres están genéticamente predispuestas a desarrollar una disfunción del suelo pélvico, ya que nacen con un tejido conectivo y una fascia naturalmente más débiles.

La disfunción del suelo pélvico después del parto sólo afecta a las mujeres que han dado a luz. El embarazo y los cambios que el embarazo produce en el suelo pélvico son la causa de la disfunción del suelo pélvico posparto, no el método de parto, por lo que puedes desarrollar una disfunción del suelo pélvico posparto tanto si das a luz por cesárea como por vía vaginal.

Ejercicios para el suelo pélvico

Las aberturas de estos órganos, la uretra de la vejiga, la vagina del útero y el ano del intestino pasan por el suelo pélvico. Los músculos del suelo pélvico se unen al hueso púbico por delante y al hueso de la cola por detrás y desde la base de la pelvis.

Se recomienda que todas las mujeres ejerciten los músculos del suelo pélvico todos los días a lo largo de la vida, para prevenir la debilidad o mejorar la fuerza. Ejercitar los músculos débiles con regularidad, durante un periodo de tiempo, puede fortalecerlos y hacer que vuelvan a funcionar con eficacia. El ejercicio suave y regular, como caminar, también puede ayudar a fortalecer los músculos del suelo pélvico.

Cierra los ojos e imagina qué músculos apretarías para impedir que se te escape el aire o para “aguantar” la orina. Si no notas que estos músculos se tensan, pide ayuda a un fisioterapeuta especializado en salud femenina. Ella te ayudará a ponerte en marcha.

Ahora que puedes sentir que los músculos del suelo pélvico funcionan, apriétalos alrededor del conducto delantero, la vagina y el conducto trasero con la mayor fuerza posible y mantenlos durante tres o cinco segundos. Al hacer esto, deberías sentir que los músculos del suelo pélvico se “levantan” dentro de ti y sentir una “soltura” definitiva cuando los músculos se relajan. Si puedes aguantar más tiempo (pero no más de ocho segundos), hazlo. Recuerde que el apretón debe ser fuerte y que debe sentir una clara “liberación”. Repite hasta diez veces o hasta que sientas que los músculos del suelo pélvico se fatigan. Descansa unos segundos entre cada apretón.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad