Saltar al contenido

¿Cómo se lavaban los platos en la antigüedad?

marzo 24, 2022
¿Cómo se lavaban los platos en la antigüedad?

Historia del lavado de platos

¿Cómo se lavaba la vajilla sin jabón para platos? El jabón es algo bueno para quitarnos la suciedad de las manos y de la ropa, pero es algo muy desagradable para comer.Historias populares en este momentoMagdalenas de salvado con yogur de Janet – Las mejores que jamás probarásCómo mantener la casa como un menonita (¡aunque no lo seas!)Budín de pan a la antigua con salsa de vainilla

¿Te preguntas cómo lavar los platos sin jabón, concretamente el jabón para platos que estamos tan acostumbrados a usar? El jabón para platos es un invento bastante moderno, y el jabón líquido para platos es una forma aún más moderna de limpiar los platos. Sin embargo, antes de que aparecieran, había que lavar los platos.

¿Cómo evitaba tu bisabuela -ya sabes, en los «viejos tiempos»- que la familia enfermara por culpa de las desagradables bacterias de los platos, ya que no tenía acceso a los jabones y detergentes químicos que tenemos nosotros?

Lo más parecido que he encontrado para recetas de jabón casero para platos es jabón de lejía diluido. ¿Es eso lo que usaba la gente? Parece razonable, teniendo en cuenta nuestro amor por el agua jabonosa, aunque sería bastante duro para las manos.

Lavar los platos con arena

Según la mayoría de las investigaciones, los lavavajillas modernos son más rápidos, más higiénicos y más respetuosos con el medio ambiente que el lavado a mano, incluso si se utiliza un solo fregadero lleno de agua para la vajilla de toda la familia. El funcionamiento de los lavavajillas es ahora mucho más barato, y también más eficiente en el uso de agua y energía. Para utilizar menos agua y lavar el mismo número de platos que una sola carga de un lavavajillas de tamaño normal, tendrías que lavar ocho cubiertos completos, sin abrir el grifo más de dos minutos.

Cuando se trata de higiene, ¿quién sale ganando? Los lavavajillas pueden rociar chorros de agua a más de 60 °C sobre la vajilla, algo que nuestras manos no pueden (ni deben) soportar. Ni siquiera el lavavajillas más minucioso, con manos de amianto, puede superar el poder de eliminación de bacterias de un ciclo de lavado a 60-65˚C combinado con polvo para lavavajillas automático.

Pero, ¿seguro que todavía tenemos que echar una mano a los lavavajillas dándoles a los platos un prelavado rápido? Parece que el peor enfoque en términos de energía y agua es el prelavado de los platos bajo un grifo caliente y luego ponerlos en un lavavajillas antiguo e ineficiente.

Qué es el jabón de cocina

Lavar es tan fácil como tirar la ropa sucia al suelo, recogerla unos días después, meterla en la lavadora y pulsar unos cuantos botones, ¿verdad? Aunque esa sea la norma de lavado en muchos lugares hoy en día, seguro que eres consciente de que esa no ha sido siempre -y sigue sin serlo en muchos lugares- la realidad. De hecho, las primeras civilizaciones se encontraban a menudo lavando laboriosamente la ropa junto al río local, un método agotador pero eficaz que todavía se practica en muchas zonas hoy en día, donde se puede observar el lavado extensivo que se lleva a cabo en lugares populares como las orillas del Ganges y el lago Victoria. Sin embargo, aunque este antiguo método de lavado se sigue practicando ampliamente y es poco probable que caiga en desgracia en breve, no cabe duda de que a lo largo de los años han surgido muchos otros métodos de lavado, alimentados por diversos grados de popularidad y eficacia, siendo nuestro propio saco de lavado Scrubba un excelente ejemplo.

Hemos decidido sacar toda la información sobre este tema tan interesante, así que para saber cómo se lavaba la gente y cómo tus propios antepasados pueden haber fregado alguna vez sus prendas favoritas, echa un vistazo a la siguiente línea de tiempo.

Cuándo se inventó el jabón para platos

Aclarar la vajilla antes de meterla en el lavavajillas puede ser una tarea sin sentido para ti. Quieres que los platos salgan limpios, así que lo mejor es asegurarse de que están casi limpios antes de meterlos en la máquina, o eso es lo que dice la lógica. Pero, ¿no parece un poco contradictorio lavar algo sólo para poder, ya sabes… volver a lavarlo?

El argumento más conocido a favor del prelavado es que el lavavajillas no es lo suficientemente potente como para eliminar la comida pegada. Otro argumento común es que las partículas de comida obstruyen el tubo de desagüe del lavavajillas. ¿Cuál es el veredicto? La mayoría de los expertos coinciden en que no es necesario preenjuagar los platos, ollas y cubiertos antes de apilarlos en el lavavajillas. El enjuague previo no sólo es innecesario, sino que podría ser una práctica perjudicial.

No, no es una paradoja. Gracias a la moderna tecnología de los lavavajillas, los platos sucios pueden acabar más limpios después de una vuelta en el lavavajillas que sus homólogos preenjuagados, si es que tienes un lavavajillas moderno. Si su antiguo lavavajillas sigue aferrándose a él, como suelen hacer esos viejos aparatos, es posible que quiera seguir con el prelavado.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad