Saltar al contenido

¿Cuál fue el papel que desempeño Anne Sullivan en la evolución de la niña Helen?

abril 10, 2022

¿Qué edad tenía Helen Keller cuando murió Anne Sullivan?

Era una niña excitable y enérgica, y mostraba tales signos de gran inteligencia que su madre mandó llamar a una profesora particular. La profesora, la joven Anne Sullivan, que también había sido ciega, consiguió comunicarse con Helen. A la niña le encantaba aprender, y sus notables logros en la lectura, la escritura y el habla pronto la hicieron internacionalmente famosa.

Helen se licenció en el Radcliffe College, donde Anne Sullivan la acompañaba a todas las clases y le deletreaba las lecciones en la mano. Keller escribió poesía, realizó giras en el circuito de conferencias de Chautauqua y publicó una autobiografía, La historia de mi vida. Helen se afilió al Partido Socialista. También apoyó a grupos como los Trabajadores Industriales del Mundo, la Unión Americana de Libertades Civiles, la Asociación Nacional para el Avance de las Personas de Color y la cruzada de control de la natalidad de Margaret Sanger.

En la década de 1920, la recién creada Fundación Americana para los Ciegos pidió a Helen Keller que le ayudara a recaudar fondos. Ella fue un testimonio vivo de las capacidades de un grupo que antes se consideraba dependiente y vulnerable, y pasó el resto de su vida como la más destacada defensora de las necesidades y los derechos de las personas con discapacidad. Abogó por medidas de ayuda a los ciegos, como los servicios de lectura y la aceptación de la Seguridad Social.

¿Por qué tanto Helen Keller como Anne Sullivan han sido llamadas milagrosas

Anne SullivanSullivan en 1887NacióJohanna Mansfield Sullivan(1866-04-14)14 de abril de 1866Feeding Hills, Agawam, Massachusetts, EE.UU. MurióEl 20 de octubre de 1936(1936-10-20) (a los 70 años)Forest Hills, Queens, Nueva York, EE.UU. Lugar de descansoCatedral Nacional de WashingtonEsposo(s) John Albert Macy (1905-1932)

A los cinco años, Sullivan contrajo tracoma, una enfermedad ocular, que la dejó parcialmente ciega y sin capacidad de leer o escribir[2]. Recibió su educación como alumna de la Escuela Perkins para Ciegos; poco después de graduarse, a los 20 años, se convirtió en maestra de Keller[2].

Sullivan nació el 14 de abril de 1866 en Feeding Hills, Agawam, Massachusetts. El nombre que figuraba en su certificado de bautismo era Johanna Mansfield Sullivan, pero desde su nacimiento la llamaron Anne o Annie[3]. Era la hija mayor de Thomas y Alice (Cloesy) Sullivan, que emigraron a Estados Unidos desde Irlanda durante la Gran Hambruna[2].

Cuando tenía cinco años, Sullivan contrajo la enfermedad ocular bacteriana del tracoma, que le causó muchas y dolorosas infecciones y, con el tiempo, la dejó casi ciega[2]. Cuando tenía ocho años, su madre murió de tuberculosis y su padre abandonó a los niños dos años después por temor a no poder criarlos solo[2]. [Ella y su hermano menor, James (Jimmie), fueron enviados a la destartalada y superpoblada casa de beneficencia de Tewksbury (Massachusetts), que hoy forma parte del Hospital de Tewksbury, y su hermana menor, Mary, quedó a cargo de una tía. Jimmie tenía una cadera débil y murió de tuberculosis a los cuatro meses de su estancia. Anne permaneció en Tewksbury tras su muerte y soportó dos operaciones oculares sin éxito.

¿Cuánto tiempo enseñó Anne Sullivan a Helen Keller?

La contribución de Anne Sullivan en la vida de Helen Keller es inmensa e insondable. En la autobiografía de Helen “The Story of My Life” revela cómo la señorita Sullivan ha sido la inspiración de su vida, por lo demás aburrida y poco progresista. La propia Srta. Sullivan era parcialmente ciega y había sido operada para recuperar la visión a una edad temprana. Fue educada en el Instituto Perkins para Ciegos, que posteriormente desempeñó un papel importante en la transformación de la vida de Helen Keller.

Helen reconoce a su maestra, la señorita Sullivan, como su amiga, filósofa y guía. En su autobiografía recuerda el día en que la conoció por primera vez como “el día más importante que recuerdo en mi vida”. Es interesante observar cómo Annie aprovechó todas las oportunidades para motivar a Helen y permitirle enriquecerse con conocimientos y experiencias. Helen aprendió a apreciar la naturaleza a través de Sullivan. Según relata felizmente, Ana le hizo sentir que “los pájaros y las flores y yo éramos compañeros felices”. Helen empezó a disfrutar de las pequeñas cosas de su vida cotidiana, como “cada brizna de hierba” o “las curvas y los hoyuelos de la mano de mi hermana pequeña”. Helen reconoce a Sullivan como una parte inseparable de ella y afirma que “las huellas de mi vida están en las suyas”.

Explique en pocas palabras cómo Anne Sullivan enseñó a Helen a ver

En la introducción de su nueva biografía de Anne Sullivan, Beyond the Miracle Worker, Kim Nielsen admite que después de publicar dos libros sobre Helen Keller, no pensaba volver a escribir nada más que tocara remotamente la vida de Keller. Los dos libros anteriores de Nielsen hacen mucho por iluminar facetas de la vida de Keller que han sido ignoradas o minimizadas por otros biógrafos. The Radical Lives of Helen Keller (2004) analiza el activismo político de Keller, y Helen Keller: Selected Writings (2005) reúne cartas y artículos, muchos de los cuales no han aparecido nunca antes en prensa. Pero para cualquiera que se interese por la historia de Keller, es su maestra y compañera durante mucho tiempo, Anne Sullivan, quien se convierte en muchos aspectos en el personaje más intrigante.

La conocida obra teatral y cinematográfica de William Gibson, a la que Nielsen hace referencia en su título, presenta a Sullivan como una aguerrida irlandesa-estadounidense que se esfuerza, contra todo pronóstico, por domar a la salvaje y rebelde niña sordociega de seis años con los efectos civilizadores del lenguaje y el amor. A través de sus heroicos esfuerzos, a menudo en oposición a los padres de Keller, Annie encuentra satisfacción en el papel femenino alternativo culturalmente aprobado de madre sustituta y maestra. En la escena final de la bomba de agua, que hace saltar las lágrimas, mientras la joven Helen camina a tientas por el escenario exigiendo conocer las palabras de todos los objetos que toca, llega por fin a Annie. Sobrecogida por su propia emoción ante el milagro que ha obrado, Annie no se identifica ni como Miss Sullivan ni como Annie, sino simplemente como Maestra. Esta representación es históricamente exacta, dentro de lo que cabe. Gibson se basó en los relatos de la propia Sullivan sobre sus primeras semanas en la casa de los Keller en 1887. Y “Maestra” fue el apodo que Keller siempre utilizó para Sullivan, y el que adoptaron todos los miembros de su círculo durante el resto de la vida de Sullivan. Pero, por supuesto, La trabajadora milagrosa no da una idea real de lo que fue de las dos mujeres durante los casi cincuenta años que siguieron viviendo y trabajando juntas. Tampoco da una idea de la vida de Sullivan antes de aceptar el trabajo con los Keller.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad