Saltar al contenido

¿Cuándo se creó el primer tren a vapor?

marzo 25, 2022
¿Cuándo se creó el primer tren a vapor?

Historia de la locomotora de vapor

James Watt no inventó la máquina de vapor, pero sí creó la primera moderna del mundo y desarrolló los medios para medir su potencia. En la década de 1760, el inventor escocés empezó a retocar una versión anterior de la máquina diseñada por Thomas Newcomen. El diseño de Newcomen requería un enfriamiento y recalentamiento constantes, lo que suponía un gran gasto de energía. La innovación de Watt consistió en añadir un condensador independiente, lo que mejoró enormemente la eficiencia del motor. Watt, que era un hábil vendedor, sabía que necesitaba una forma de comercializar su nuevo producto. Calculó la potencia que podía producir un solo caballo trabajando en un molino durante un periodo de tiempo (aunque muchos científicos creen ahora que sus estimaciones eran demasiado elevadas), una cifra que bautizó como “caballo de vapor”. A partir de esta unidad de medida, elaboró una cifra que indicaba cuántos caballos podía sustituir uno de sus motores. La táctica de venta funcionó -todavía hoy utilizamos el término “caballo de vapor”- y sus máquinas pronto se convirtieron en el estándar de la industria, lo que condujo directamente a la invención de la primera locomotora de vapor en 1804. La primera locomotora de vapor de Estados Unidos perdió una carrera contra un caballo.

Máquina de vapor moderna

Publicado: 10 de diciembre de 2021Por: Adam Burns¿Cuándo se inventaron los trenes? En este artículo presentaremos un artículo en dos partes que cubre ese tema, así como el de los primeros trenes de pasajeros.    Mucho antes de que los viajes en tren fueran

Historia y hechos¿Cuándo se inventaron los trenes? La edad de oro de los viajes en tren La agencia Railway ExpressLos renombrados streamlinersDeclive de la “edad de oro” y formación de Amtrak Mejoras tecnológicas

Durante siglos, el método de transporte terrestre más probado fue el de los animales de cuatro patas (caballo, burro, mula, camello, etc.), mientras que en los ríos, lagos y océanos se utilizaban embarcaciones impulsadas por el viento o el hombre.    No fue hasta la invención de la máquina de vapor que todo cambió.  Este aparato, que surgió a principios del siglo XVIII, no llegaría a América hasta principios del siglo XIX, unos sesenta años después de la firma de la Declaración de Independencia.  En esencia, las cosas siempre fueron así a lo largo de la historia de la humanidad y cambiaron poco hasta el siglo XIX.

Máquina de vapor Trevithick

Por mucho que nos quejemos hoy en día, la red ferroviaria británica tiene una historia notable. De hecho, es la más antigua del mundo, ya que tomó forma como red nacional a mediados del siglo XIX. Aunque las primeras líneas ferroviarias fueron utilizadas por los mineros de Europa en el siglo XVI para transportar productos, se trataba de trenes tirados por caballos. Tendrían que pasar otros dos siglos para que aparecieran los primeros trenes de vapor, que fueron pioneros en Gran Bretaña.

En Snowdon Mountain Railway, estamos orgullosos de nuestra colección de fieles locomotoras de vapor (¡y diésel!) que tan bien nos han servido a nosotros y a nuestros pasajeros a lo largo de los años. Por eso hemos pensado en hacer un rápido viaje en el tiempo y adentrarnos en la fascinante historia del tren de vapor.

Podría decirse que la primera línea de ferrocarril propiamente dicha que apareció en Gran Bretaña se construyó a principios del siglo XVI y discurría entre las minas de Strelley y Wollaton, en Nottingham. A mediados del siglo XVII, las líneas de tranvías industriales eran bastante comunes en Gran Bretaña y, en los albores del siglo XIX, se extendían por diferencias considerables. Se utilizaban principalmente para llevar el carbón y algunos otros minerales desde la fuente hasta los canales, donde luego podían ser transportados a mayores distancias en barco.

Inventor de la máquina de vapor

Hace más de dos siglos que el ingeniero de Cornualles Richard Trevithick mostró su invento ferroviario en la ciudad minera galesa de Merthyr Tydfil, cambiando el mundo en el proceso. Al demostrar la primera locomotora de vapor ferroviaria operativa, Trevithick sentó las bases de una revolución del transporte, cuya llama se avivó con la Revolución Industrial y se impulsó a lo largo del siglo XX gracias a las nuevas fuentes de combustible y a la creciente preocupación por la eficiencia y el rendimiento medioambiental.

Desde las máquinas de vapor más primitivas de principios del siglo XIX hasta los avanzados conceptos de propulsión que aún no se han explorado del todo en la actualidad, presentamos una línea de tiempo a través del pasado, el presente y el futuro próximo del desarrollo de las locomotoras.

Antes de su gran avance ferroviario de 1804, el ingeniero de minas, inventor y explorador británico Richard Trevithick llevaba varios años trabajando en máquinas de vapor de alta presión con resultados dispares, desde la exitosa demostración de la locomotora de carretera de vapor “Puffing Devil” en 1802 hasta el desastre de Greenwich en 1803, cuando cuatro hombres murieron por la explosión de una de las máquinas de bombeo estacionarias de Trevithick. Los rivales de Trevithick utilizaron el incidente para argumentar los riesgos del vapor a alta presión.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad