Saltar al contenido

¿Cuándo se inauguró la primera línea de ferrocarril en España?

abril 19, 2022
¿Cuándo se inauguró la primera línea de ferrocarril en España?

Primer tren

Este trabajo propone una metodología para cuantificar el impacto territorial del ferrocarril en la distribución de la población. La hipótesis central es que el acceso a los servicios ferroviarios proporciona a las zonas mejor conectadas una ventaja comparativa a largo plazo frente a otras menos accesibles. La realización de un análisis histórico y la aportación de datos comparables a nivel municipal permiten determinar en qué medida el ferrocarril ha favorecido la concentración de la población en su entorno inmediato. El caso que se presenta aquí es el de España entre 1900 y 2001, pero la misma metodología podría aplicarse igualmente a cualquier otro país del que se disponga de los datos necesarios. En este caso, los datos clave incluían un Sistema de Información Geográfica con información tanto sobre el desarrollo de la red ferroviaria como datos censales relativos a la población total a nivel municipal. Los resultados obtenidos sugieren la pertinencia de esta metodología, que permite identificar los periodos y zonas en los que esta influencia fue más significativa.

El ferrocarril en España

La historia del ferrocarril en España comienza mucho más tarde que en el resto de Europa. Los problemas económicos y el terreno montañoso hicieron que la industria española no se expandiera tan rápidamente como en el resto de Europa.

El primer ferrocarril en la España peninsular (ya había un ferrocarril en funcionamiento en Cuba, que entonces formaba parte del Imperio Español) se construyó en 1848: una línea corta desde Barcelona a Mataró, una ciudad a veinte millas de la costa. En 1863 las líneas cruzaban el país hasta la frontera portuguesa, y un año después se conectó la frontera francesa.

En una medida que frustraría a los diseñadores durante décadas, los primeros diseñadores de ferrocarriles españoles adoptaron un ancho de vía de 1.672 mm (5’513⁄16″), en lugar del universalmente utilizado ancho estándar de Stevenson de 1.435 milímetros (4’8½»). Se aducen dos razones para ello, aunque la verdadera razón se pierde: o bien el ancho de vía permitía que locomotoras más grandes arrastraran los trenes a través del terreno montañoso del país, o bien era puramente defensivo. Las tensiones con Francia eran elevadas a finales del siglo XIX, y si Francia invadía su material rodante sería inútil en las vías de mayor ancho. Se construyó una gran red de vía estrecha en las zonas montañosas, con un ancho de vía de 1.000 mm (3’33⁄8″).

Feve train spain

La mayoría de los ferrocarriles son operados por Renfe Operadora; las líneas de metro y vía estrecha son operadas por FEVE y otros transportistas en las distintas comunidades autónomas. Se ha propuesto y planificado la construcción o reconversión de más líneas a ancho estándar,[3] incluyendo algunos desdoblamientos de líneas de ancho ancho, especialmente donde estas líneas enlazan con Francia, incluyendo plataformas que se elevarán.

La primera línea ferroviaria de la Península Ibérica se construyó en 1848 entre Barcelona y Mataró[4]. En 1851 se inauguró la línea Madrid-Aranjuez. En 1852 se construye la primera línea de vía estrecha; en 1863 una línea llega a la frontera portuguesa. En 1864 se inauguró la línea Madrid-Irún y se llegó a la frontera francesa[4].

Tras la apertura de la red del AVE, los ferrocarriles clásicos de ancho ibérico han perdido importancia en los viajes interurbanos; por ejemplo, el ferrocarril Madrid-Barcelona tarda más de nueve horas en recorrer el trayecto entre las dos ciudades parando en cada estación. Con la línea de alta velocidad Madrid-Barcelona, el viaje más largo posible es de sólo tres horas[6], lo que ha permitido que las líneas convencionales se centren más en el tráfico regional y de cercanías, junto con el de mercancías. Algunas líneas, como el tramo Córdoba-Bobadilla del clásico ferrocarril Córdoba-Málaga, han perdido por completo el tráfico de pasajeros debido a la apertura del AVE con los mismos destinos.

Red de trenes de España

País extenso y escasamente poblado en gran parte del interior, el gobierno pretende que todas las ciudades de provincia estén a menos de cuatro horas de viaje de la capital, Madrid, y a seis horas y media de la segunda ciudad y gigante económico, Barcelona.

El AVE Madrid-Sevilla, de 417 km, ha sido un gran éxito, con altas cargas tanto en los trenes dedicados al TGV como en los servicios Talgo con locomotora. Estos últimos pueden operar a destinos fuera de la línea del AVE de 1.435 mm mediante el uso de cambiadores de ancho para modificar el ancho de las ruedas hacia y desde la norma ibérica de 1.668 mm.

Desde el principio, la adopción del ancho de vía de 1.435 mm en lugar de la norma ibérica significó la intención de conectarse con la red ferroviaria más amplia, parte del entusiasmo moderno de España por la participación europea. También hizo posible la adopción de productos existentes de proveedores establecidos en el ámbito de la alta velocidad ferroviaria.

En 2003 se inauguró el tramo Madrid-Zaragoza-Lleida, que forma parte de dos objetivos clave para la explotación del AVE: la conexión de Madrid y Barcelona, y el enlace posterior con la red francesa de LGV. Operado bajo el formato AVANT de media distancia, un ramal de 21 km desde la línea de Sevilla incorporó a Toledo a la red en 2005.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad