Saltar al contenido

¿Qué es la sopa de piedra?

abril 9, 2022

Receta de sopa de piedra

Este artículo parece contener referencias triviales, menores o no relacionadas con la cultura popular. Por favor, reorganice este contenido para explicar el impacto del tema en la cultura popular, proporcionando citas a fuentes secundarias fiables, en lugar de limitarse a enumerar apariciones. El material sin fuentes puede ser cuestionado y eliminado. (Abril 2017)

La sopa de piedra es una historia popular europea en la que unos desconocidos hambrientos convencen a los habitantes de un pueblo para que cada uno comparta una pequeña cantidad de su comida con el fin de hacer una comida que todos disfruten, y existe como una moraleja sobre el valor de compartir. En diversas tradiciones, la piedra se ha sustituido por otros objetos comunes no comestibles, por lo que la fábula también se conoce como sopa de hacha, sopa de botón, sopa de uña y sopa de madera.

Unos viajeros llegan a una aldea, llevando nada más que una olla vacía. A su llegada, los aldeanos no están dispuestos a compartir ninguna de sus reservas de comida con los hambrientos viajeros. Entonces, los viajeros van a un arroyo y llenan la olla con agua, dejan caer una gran piedra en ella y la colocan sobre el fuego. Uno de los aldeanos siente curiosidad y les pregunta qué están haciendo. Los viajeros responden que están haciendo una “sopa de piedra”, que sabe de maravilla y que estarían encantados de compartir con el aldeano, aunque aún le falta un poco de guarnición, que les falta, para mejorar el sabor.

¿Es real la sopa de piedra?

Sopa de piedra: La historia Hay un cuento popular del viejo mundo que se remonta al año 1500 o quizás incluso antes. Es la historia de un hombre que hace sopa con una piedra. Hay muchas variantes de esta historia y muchos relatos. Hay canciones, cuentos para la chimenea, libros ilustrados y versiones cinematográficas. Nadie sabe con certeza dónde empezó la historia o quién la contó por primera vez, pero los elementos del cuento de la sopa de piedra son los mismos.

La historia es más o menos así: Un hombre (un monje, un soldado, un pobre viajero, etc.) viaja por una ciudad. Llega a una casa y pregunta si tienen comida de sobra. No la tienen y le dicen que se vaya. El hombre saca entonces una piedra de su bolsa y dice que puede hacer sopa con la piedra si le dan una olla. “¿Sopa de una piedra? Ya lo veremos”. Intrigados, los dueños de la casa le invitan a pasar aunque sólo sea para ver cómo la piedra mágica hace sopa. En la olla se mete la piedra y un poco de agua.

Mientras el agua hierve, el hombre dice: “Bueno, esta sopa está quedando muy bien, pero le vendrían bien una o dos zanahorias”. Los dueños de casa corren rápidamente al jardín y sacan unas cuantas zanahorias para añadirlas a la olla de la sopa mágica. Luego el hombre pide una cebolla y se la dan. Luego una patata, y se la suministran. Luego un hueso, y algunas hierbas, etc. Todo ello hasta que realmente han hecho una sopa maravillosa y se sientan todos juntos en comunión para disfrutar de la sopa de piedra. Según se cuente la sopa podía hacerse como una colaboración de todo el pueblo o de la huerta y despensa de una sola casa. Evidentemente, todos sabemos que era un timo, pero también era un timo que reunía a la gente y la alimentaba. La comida es así de buena, saca lo mejor de la gente.

Cuál es la moraleja de la sopa de piedra

Esta es la historia de la sopa de piedra. Había una vez un pueblo pobre lleno de gente a la que no le gustaba compartir. Cerraban bien sus puertas y ventanas y se guardaban la poca comida que tenían para ellos. Un día, un forastero pasó por la aldea. Estaba muy cansado y hambriento por el viaje. Se detuvo en la primera casa y llamó a la puerta con la esperanza de que hubiera comida dentro.

La mujer abrió la puerta sólo una pequeña rendija: “¿Quién eres?”, le preguntó el forastero. “Soy un viajero cansado y hambriento”, respondió. “Por favor, ¿puede darme algo de comer?”. “Aquí apenas hay comida”, dijo la mujer. “De hecho, dudo que encuentre a alguien que tenga comida de sobra. Todos somos pobres y también tenemos hambre”. La mujer cerró la puerta.

Fuente de la imagen@Pinterest. El viajero, aunque estaba cansado y hambriento, no estaba dispuesto a rendirse. Cogió una piedra grande y redonda del suelo y volvió a llamar a la puerta. La señora se acercó de nuevo a la puerta, abriéndola sólo a medias. “¿Sí?”, preguntó. “Ya que es usted pobre como yo, quizá quiera tomar un poco de mi sopa de piedra”. “¿Sopa de piedra?”, se rió la mujer mientras miraba la piedra en su mano. “¡No se puede hacer sopa con una piedra!” “Lo he hecho antes”, respondió el viajero.

Sopa de piedra caliente

El hervido a la piedra es una antigua técnica culinaria para calentar los alimentos sin exponerlos directamente a la llama, lo que reduce la probabilidad de que se quemen y permite la construcción de guisos y sopas. La vieja historia de la sopa de piedra, en la que se crea un glorioso guiso colocando piedras en agua caliente e invitando a los invitados a contribuir con verduras y huesos, puede tener sus raíces en la antigua ebullición a la piedra.

El hervido a la piedra consiste en colocar piedras en un hogar u otra fuente de calor, o junto a él, hasta que estén calientes. Una vez que han alcanzado una temperatura óptima, las piedras se colocan rápidamente en una olla de cerámica, una cesta forrada u otro recipiente que contenga agua o alimentos líquidos o semilíquidos. Las piedras calientes transfieren entonces el calor a los alimentos. Para mantener la temperatura de ebullición o de cocción a fuego lento, el cocinero sólo tiene que añadir más piedras calientes, cuidadosamente programadas.

Las piedras para hervir suelen tener un tamaño que oscila entre los grandes guijarros y los pequeños cantos rodados, y deben ser de un tipo de piedra que sea resistente a la descamación y al astillamiento cuando se calienta. La tecnología implica una cantidad considerable de trabajo, incluyendo la búsqueda y el transporte de un número adecuado de piedras de tamaño apropiado y la construcción de un fuego lo suficientemente grande como para transferir suficiente calor a las piedras.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad