Saltar al contenido

¿Qué quiere decir al pan pan y al vino vino?

marzo 23, 2022
¿Qué quiere decir al pan pan y al vino vino?

Significado del pan y el vino en el cristianismo

La Eucaristía es «la fuente y la cumbre de la vida cristiana». Los demás sacramentos, y en realidad todos los ministerios eclesiásticos y las obras de apostolado, están ligados a la Eucaristía y se orientan hacia ella. Porque en la bendita Eucaristía está contenido todo el bien espiritual de la Iglesia, es decir, Cristo mismo, nuestra Pascua». (CIC 1324) La enseñanza in memoriam de la Iglesia nos dice que, contenido en las «sagradas especies» y velado en los objetos del pan y del vino, ¡está de hecho Jesucristo! Su mismo cuerpo, sangre, alma y divinidad.

Pero, ¿por qué cuando celebramos el sacramento de la Eucaristía utilizamos el pan y el vino? La explicación más sencilla es que nos adherimos al mandato del Señor cuando en la Última Cena «tomó el pan y lo dio a sus discípulos…» y «tomó la copa llena de vino… ‘Haced esto en memoria mía'». En última instancia, como creyentes, esto debería ser suficiente, pero ya que Dios nos ha dado una mente, profundicemos un poco más.

Después de ser expulsado del Jardín del Edén por desobediencia, Dios le dice al hombre que es «pan que comerás con el sudor de tu frente». (cf. Gn. 3:19) La humanidad también ofrece a Dios las «primicias» del campo – como se ve en la ofrenda de Abel y más tarde en la ofrenda de pan y vino del rey-sacerdote Melquisedec. Antes de su viaje al desierto cuando huyeron de Egipto, los israelitas comieron «panes sin levadura»; y cuando vagaban por el desierto, fue el maná o «pan del cielo» lo que Dios les dio para mantenerse.

Significado de la bebida y el pan

La transubstanciación -la idea de que, durante la misa, el pan y el vino utilizados para la comunión se convierten en el cuerpo y la sangre de Jesucristo- es fundamental para la fe católica. De hecho, la Iglesia Católica enseña que «la Eucaristía es ‘la fuente y la cumbre de la vida cristiana'».

Pero una nueva encuesta del Pew Research Center revela que la mayoría de los católicos que se autodenominan no creen en esta enseñanza fundamental. De hecho, casi siete de cada diez católicos (69%) dicen que creen personalmente que durante la misa católica, el pan y el vino utilizados en la comunión «son símbolos del cuerpo y la sangre de Jesucristo». Sólo un tercio de los católicos estadounidenses (31%) dice creer que «durante la misa católica, el pan y el vino se convierten realmente en el cuerpo y la sangre de Jesús.»

Además de preguntar a los católicos lo que creen sobre la Eucaristía, la nueva encuesta también incluyó una pregunta que probaba si los católicos conocen lo que la Iglesia enseña sobre el tema. La mayoría de los católicos que creen que el pan y el vino son simbólicos no saben que la Iglesia sostiene que se produce la transubstanciación. En general, el 43% de los católicos cree que el pan y el vino son simbólicos y también que esto refleja la posición de la iglesia. Sin embargo, uno de cada cinco católicos (22%) rechaza la idea de la transubstanciación, a pesar de conocer la doctrina de la Iglesia.

Connotación del vino

En el lenguaje cotidiano, llamamos «símbolo» a algo que apunta más allá de sí mismo a otra cosa, a menudo a varias otras realidades a la vez. El pan y el vino transformados que son el Cuerpo y la Sangre de Cristo no son meros símbolos, porque son verdaderamente el Cuerpo y la Sangre de Cristo. Como escribió San Juan Damasceno: «El pan y el vino no son una prefiguración del cuerpo y la sangre de Cristo -¡de ninguna manera!-, sino el verdadero cuerpo deificado del Señor, porque el Señor mismo dijo: ‘Esto es mi cuerpo’; no ‘una prefiguración de mi cuerpo’, sino ‘mi cuerpo’, y no ‘una prefiguración de mi sangre’, sino ‘mi sangre'» ( La fe ortodoxa, IV [PG 94, 1148-49]). Al mismo tiempo, sin embargo, es importante reconocer que el Cuerpo y la Sangre de Cristo vienen a nosotros en la Eucaristía en forma sacramental. En otras palabras, Cristo está presente bajo las apariencias del pan y el vino, no en su propia forma. No podemos presumir de conocer todas las razones de las acciones de Dios. Sin embargo, Dios utiliza el simbolismo inherente al comer el pan y beber el vino en el nivel natural para iluminar el significado de lo que se realiza en la Eucaristía por medio de Jesucristo. El simbolismo de comer el pan y beber el vino revela de varias maneras el significado de la Eucaristía. Por ejemplo, así como el alimento natural da alimento al cuerpo, el alimento eucarístico da alimento espiritual.

Vino de comunión

Ver cestaSu país: Finlandia – editarHaga clic aquí para ver nuestra información sobre el BrexitDebido a la incertidumbre que rodea a los acuerdos comerciales posteriores al Brexit, las entregas a la UE pueden tardar más en llegar y estar sujetas a cargos de importación locales, de los que el cliente es responsable. Le animamos a que considere una alternativa de libro electrónico o a que acuda a su librería local para obtener el ejemplar impreso. Lea la información actual aquí

«Se trata de un libro excelente, ‘una pequeña joya’, que aporta una contribución muy original tanto al campo de la antropología del vino como al de las economías postsocialistas al centrarse en un área poco investigada». – Marion Demossier, Universidad de Southampton

«Se trata de un excelente estudio etnográfico centrado en la producción de vino en el contexto de una nación postsocialista. Los estudios que combinan las perspectivas analíticas de la economía política con la muy fetichizada mercancía global del vino son escasos, por lo que ésta es una contribución bienvenida.» – Winnie Lem, Universidad de Trent

Basado en un trabajo etnográfico en un pueblo vinícola moldavo, El vino es nuestro pan muestra cómo los trabajadores de una prestigiosa bodega han vivido la reciente entrada del país en el mercado globalizado del vino y cómo sus actividades productivas en casa y en la bodega contribuyen al valor de los vinos comerciales de terruño. Apoyándose en las teorías de la globalización, la antropología económica y la economía política, el libro contribuye a comprender cómo las crisis y las desigualdades del capitalismo conducen a la «destrucción creativa» de los productos locales, a su estandarización acelerada y a una mayor explotación del trabajo.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad