Saltar al contenido

¿Qué parte del cuerpo del hombre aumenta 7 veces su tamaño?

marzo 24, 2022
¿Qué parte del cuerpo del hombre aumenta 7 veces su tamaño?

Relación entre piernas y cuerpo

La reproducción es el proceso por el que los organismos crean más organismos como ellos. Pero aunque el sistema reproductivo es esencial para mantener viva una especie, a diferencia de otros sistemas corporales, no es esencial para mantener vivo a un individuo.

En el proceso reproductivo humano intervienen dos tipos de células sexuales, o gametos. El gameto masculino, o espermatozoide, y el femenino, el óvulo, se encuentran en el aparato reproductor de la mujer. Cuando el espermatozoide fecunda (se encuentra con) un óvulo, este óvulo fecundado se denomina cigoto. El cigoto pasa por el proceso de convertirse en un embrión y desarrollarse en un feto.

Los seres humanos, al igual que otros organismos, transmiten algunas características de sí mismos a la siguiente generación. Lo hacemos a través de nuestros genes, los portadores especiales de los rasgos humanos. Los genes que transmiten los padres son los que hacen que sus hijos se parezcan a otros de su familia, pero también los que hacen que cada hijo sea único. Estos genes proceden del esperma del hombre y del óvulo de la mujer.

Anatomía del cuerpo humano

Obviamente, no todas las personas tienen el mismo tamaño de cerebro. Algunos son más grandes y otros más pequeños. Es posible que te preguntes si el tamaño del cerebro puede estar relacionado con características como la discapacidad o la inteligencia.

Por ejemplo, los niños autistas tienden a tener cerebros más grandes (y un crecimiento cerebral desproporcionado más temprano) que los niños no autistas. El hipocampo tiende a ser más pequeño en los adultos mayores que padecen la enfermedad de Alzheimer. Esta zona del cerebro está muy relacionada con la memoria.

¿Y la inteligencia? La respuesta a esta pregunta depende en gran medida de a quién se le pregunte. Según un análisis de muchos estudios sobre esta cuestión realizado por Michael McDaniel, de la Universidad de Virginia Commonwealth, los cerebros más grandes están relacionados con una mayor inteligencia.

No todos los investigadores están necesariamente de acuerdo con las conclusiones de McDaniel. Estos estudios también plantean cuestiones importantes sobre cómo definimos y medimos la inteligencia, si debemos tener en cuenta el tamaño relativo del cuerpo a la hora de establecer estas correlaciones y qué partes del cerebro debemos tener en cuenta a la hora de realizar estas determinaciones.

Diferencia de longitud humana

Aunque las proporciones anatómicas varían considerablemente entre las personas, ciertas proporciones corporales se han convertido en canónicas en el arte figurativo. El estudio de las proporciones corporales, como parte del estudio de la anatomía artística, explora la relación de los elementos del cuerpo humano entre sí y con el conjunto. Estas proporciones se utilizan en las representaciones de la figura humana y pueden llegar a formar parte de un canon artístico de proporción corporal dentro de una cultura. El arte académico del siglo XIX exigía una estrecha adhesión a estas métricas de referencia y algunos artistas de principios del siglo XX rechazaron esas limitaciones y las mutaron conscientemente.

En el dibujo de figuras suele ser importante dibujar la figura humana en proporción. Aunque existen sutiles diferencias entre los individuos, las proporciones humanas se ajustan a un rango bastante estándar -aunque los artistas han intentado históricamente crear estándares idealizados que han variado considerablemente a lo largo del tiempo, según la época y la región. En el dibujo moderno de figuras, la unidad básica de medida es la «cabeza», que es la distancia desde la parte superior de la cabeza hasta la barbilla. Esta unidad de medida se atribuye[2] al escultor griego Polykleitos (siglo V a.C.) y ha sido utilizada durante mucho tiempo por los artistas para establecer las proporciones de la figura humana. El arte egipcio antiguo utilizaba un canon de proporción basado en el «puño», medido a través de los nudillos, con 18 puños desde el suelo hasta la línea del cabello en la frente[3]. Este canon ya estaba establecido por la Paleta de Narmer de alrededor del siglo XXXI a.C., y se mantuvo en uso al menos hasta la conquista de Alejandro Magno, unos 3.000 años después[3].

Calculadora de proporciones corporales

Aunque las proporciones anatómicas varían considerablemente entre las personas, ciertas proporciones corporales se han convertido en canónicas en el arte figurativo. El estudio de las proporciones corporales, como parte del estudio de la anatomía artística, explora la relación de los elementos del cuerpo humano entre sí y con el conjunto. Estas proporciones se utilizan en las representaciones de la figura humana y pueden llegar a formar parte de un canon artístico de proporción corporal dentro de una cultura. El arte académico del siglo XIX exigía una estrecha adhesión a estas métricas de referencia y algunos artistas de principios del siglo XX rechazaron esas limitaciones y las mutaron conscientemente.

En el dibujo de figuras suele ser importante dibujar la figura humana en proporción. Aunque existen sutiles diferencias entre los individuos, las proporciones humanas se ajustan a un rango bastante estándar -aunque los artistas han intentado históricamente crear estándares idealizados que han variado considerablemente a lo largo del tiempo, según la época y la región. En el dibujo moderno de figuras, la unidad básica de medida es la «cabeza», que es la distancia desde la parte superior de la cabeza hasta la barbilla. Esta unidad de medida se atribuye[2] al escultor griego Polykleitos (siglo V a.C.) y ha sido utilizada durante mucho tiempo por los artistas para establecer las proporciones de la figura humana. El arte egipcio antiguo utilizaba un canon de proporción basado en el «puño», medido a través de los nudillos, con 18 puños desde el suelo hasta la línea del cabello en la frente[3]. Este canon ya estaba establecido por la Paleta de Narmer de alrededor del siglo XXXI a.C., y se mantuvo en uso al menos hasta la conquista de Alejandro Magno, unos 3.000 años después[3].

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad