Saltar al contenido

¿Donde dice en la Biblia el que anda en el peligro en el perece?

marzo 26, 2022
¿Donde dice en la Biblia el que anda en el peligro en el perece?

Instruir a un niño en el camino que debe seguir

David podía caminar por un barranco oscuro, quizás incluso la muerte, sin miedo, porque el Señor caminaba con él. David explica su falta de miedo porque “tú estás conmigo”. Es interesante observar que la “sombra de la muerte” atrajo a David más cerca del Señor. Se dirige al Señor como “tú”, mientras que en los lugares tranquilos llamaba al Señor “él”.

Un pastor en los tiempos bíblicos llevaba una vara y un bastón para proteger a sus ovejas. La vara era un garrote: un palo corto, grueso y pesado, similar a lo que la gente moderna podría llamar una porra o maza. Se llevaba en el cinturón del pastor. El cayado era un palo largo y ligero con un extremo curvado -un cayado- que el pastor utilizaba para mover, contar y examinar a las ovejas al anochecer, cuando volvían al redil.

Tanto la vara como el cayado se utilizaban como armas para proteger a las ovejas. David confiaba en el Señor para que le protegiera, igual que un pastor protegía a sus ovejas de cualquier animal que las atacara. Jesús, el Buen Pastor, está con los creyentes en todo momento (Juan 10:11, 14). Prometió estar con nosotros siempre (Mateo 28:20). Está con nosotros cuando caminamos por terrenos difíciles, así como está con nosotros “junto a aguas tranquilas” (Salmo 23:2). Jesús dijo: “Yo les doy vida eterna, y no perecerán jamás, y nadie las arrebatará de mi mano” (Juan 10:28).

¿Qué dice la Biblia sobre causar problemas

El Salmo 23 es el salmo número 23 del Libro de los Salmos, que comienza en inglés en la versión King James: “El Señor es mi pastor”. En latín, se conoce por el incipit “Dominus reget me”[1] El Libro de los Salmos forma parte de la tercera sección de la Biblia hebrea,[2] y es un libro del Antiguo Testamento cristiano. En el sistema de numeración ligeramente diferente utilizado en la Septuaginta griega y la Vulgata latina de la Biblia, este salmo es el Salmo 22.

El Salmo 23 presenta a Dios como un buen pastor, que apacienta (versículo 1) y conduce (versículo 3) su rebaño. La “vara y el cayado” (versículo 4) son también los utensilios de un pastor. Algunos comentaristas consideran que la imagen del pastor impregna todo el salmo. Se sabe que el pastor debe conocer a cada oveja por su nombre,[cita requerida] por lo tanto, cuando se le da a Dios la analogía de un pastor, no sólo es un protector sino también el cuidador. Dios, como cuidador, conduce a las ovejas a pastos verdes (versículo 2) y a aguas tranquilas (versículo 2) porque sabe que cada una de sus ovejas debe ser conducida personalmente para ser alimentada. Así, sin su pastor, la oveja moriría a manos de un depredador o de hambre, ya que las ovejas son conocidas por su indefensión sin su pastor.

Significado de Proverbios 11:8

¿Qué dice la Biblia sobre la Pandemia de Coronavirus? Dios no está en silencio, ÉL está hablando en las Sagradas Escrituras. Las iglesias pueden responder y compartir el amor de Dios incluso cuando el edificio está cerrado. Aquí hay algunas escrituras y oraciones clave para compartir con su familia, congregación o amigos durante esta crisis de salud pública.

¿Quién de ustedes, preocupándose, puede añadir una sola hora a su vida? Si no pueden hacer esta pequeña cosa, ¿por qué se preocupan por el resto? Lucas 12:25-26 Muchas personas están preocupadas por el Coronavirus, pero este es un momento para confiar en DIOS.

El miedo es natural, la fe es sobrenatural. Recuerde lo que dice la Palabra de Dios: “No se inquieten por nada, sino que en toda situación, con oración y ruego, y con acción de gracias, presenten sus peticiones a Dios.”  Filipenses 4:6

Tocar es un acto peligroso con el miedo al Coronavirus – pero un toque de Jesús sanaría cualquier enfermedad. Y dondequiera que iba -aldeas y pueblos y campos- ponían a los enfermos en las plazas y le rogaban que les dejara sólo tocar los flecos de su manto. Y todos los que le tocaban quedaban curados. Marcos 6:56

El prudente ve el peligro y se refugia significado

La liberación se define como “un rescate de la esclavitud o del peligro”. La liberación en la Biblia son los actos de Dios por los que rescata a su pueblo del peligro. En el Antiguo Testamento, la liberación se centra principalmente en el alejamiento por parte de Dios de aquellos que se encuentran en medio de problemas o peligros. Él rescata a Su pueblo de sus enemigos (1 Samuel 17:37; 2 Reyes 20:6), y de la mano de los malvados (Salmo 7:2; 17:13; 18:16-19; 59:2). Los preserva del hambre (Salmo 33:19), de la muerte (Salmo 22:19-21) y de la tumba (Salmo 56:13; 86:13; Oseas 13:14). El ejemplo más llamativo de liberación es el éxodo de Egipto (Éxodo 3:8; 6:6; 8:10). Aquí se define a Dios como el Libertador de Israel que rescata a su pueblo, no porque merezca ser rescatado, sino como expresión de su misericordia y amor (Salmo 51:1; 71:2; 86:13).

En el Nuevo Testamento, Dios es siempre el sujeto -y su pueblo es siempre el objeto- de la liberación. Las descripciones de la liberación temporal en el Antiguo Testamento sirven como representaciones simbólicas de la liberación espiritual del pecado que sólo está disponible a través de Cristo. Él ofrece la liberación del mayor peligro de la humanidad: el pecado, el mal, la muerte y el juicio. Por el poder de Dios, los creyentes son liberados de la presente era de maldad (Gálatas 1:4) y del poder del reino de Satanás (Colosenses 1:13). Todos los aspectos de la liberación están disponibles sólo a través de la persona y la obra de Jesucristo, quien se entregó por nosotros (Romanos 4:25) para que fuéramos liberados del castigo eterno por el pecado. Sólo Jesús nos rescata de la “ira venidera” (1 Tesalonicenses 1:10).

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad