Saltar al contenido

¿Qué son los océanos y cómo se forman?

marzo 24, 2022
¿Qué son los océanos y cómo se forman?

Qué parte del océano se explora

Este es un artículo de Curious Kids, una serie para niños. La Conversación pide a los niños que envíen preguntas que les gustaría que un experto respondiera. Todas las preguntas son bienvenidas, ya sean serias, raras o extravagantes. También te puede gustar el podcast Imagine This, una coproducción entre ABC KIDS listen y The Conversation, basada en Curious Kids.

En la Tierra hay más océano que tierra. Por supuesto, también hay mucha agua encerrada en forma de hielo en los polos norte y sur. De dónde viene toda esa agua es una muy buena pregunta. Los científicos llevan mucho tiempo preguntándoselo. Todavía no estamos seguros, pero probablemente sea una combinación de dos lugares.

El polvo y las rocas originales incluían minerales que contenían agua. La Tierra, al formarse, se calentó mucho. Se derritió y hubo muchos volcanes. El agua de las rocas formó vapor y salió de los volcanes en forma de nubes gigantes que se enfriaron y llovieron. De ahí salió parte del agua.

Además, la nube original de polvo y rocas incluía muchas rocas hechas de hielo, como bolas de nieve gigantes. Todavía hay muchas de ellas dando vueltas alrededor del Sol. Los llamamos cometas. Había miles de millones de ellos cuando los planetas se estaban formando y muchos se estrellaron contra el suelo y se fundieron. De ahí salió el resto del agua.

Cómo se formaron los océanos y los mares

A lo largo de vastos períodos de tiempo, se formó nuestro océano primitivo. El agua siguió siendo un gas hasta que la Tierra se enfrió por debajo de los 212 grados Fahrenheit. En ese momento, hace unos 3.800 millones de años, el agua se condensó en forma de lluvia que llenó las cuencas que hoy conocemos como nuestro océano mundial.

Después de que la superficie de la Tierra se enfriara a una temperatura inferior al punto de ebullición del agua, empezó a llover, y siguió haciéndolo durante siglos. A medida que el agua se escurría en los grandes huecos de la superficie de la Tierra, el océano primitivo empezó a existir. La fuerza de la gravedad impidió que el agua saliera del planeta.

¿Cuántos océanos hay?

El océano (también el mar o el océano mundial) es la masa de agua salada que cubre aproximadamente el 70,8% de la superficie de la Tierra y contiene el 97% del agua terrestre.[1] Otra definición es «cualquiera de las grandes masas de agua en que se divide el gran océano».[2] Se utilizan nombres distintos para identificar cinco zonas diferentes del océano: Pacífico (el más grande), Atlántico, Índico, Sur (Antártico) y Ártico (el más pequeño)[3][4] El agua de mar cubre aproximadamente 361.000.000 km2 del planeta. El océano es el principal componente de la hidrosfera de la Tierra y, por lo tanto, forma parte de la vida terrestre. Actuando como un enorme depósito de calor, el océano influye en los patrones climáticos y meteorológicos, en el ciclo del carbono y en el ciclo del agua.

Los oceanógrafos dividen el océano en diferentes zonas verticales y horizontales en función de las condiciones físicas y biológicas. La zona pelágica consiste en la columna de agua que va desde la superficie hasta el fondo del océano en todo el océano abierto. La columna de agua se clasifica a su vez en otras zonas en función de la profundidad y de la cantidad de luz presente. La zona fótica incluye el agua desde la superficie hasta una profundidad del 1% de la luz superficial (unos 200 m en el océano abierto), donde puede producirse la fotosíntesis. Esto hace que la zona fótica sea la más biodiversa. La fotosíntesis de las plantas y las algas microscópicas (fitoplancton flotante) crea materia orgánica utilizando luz, agua, dióxido de carbono y nutrientes. La fotosíntesis oceánica crea el 50% del oxígeno de la atmósfera terrestre[5] Esta zona superior iluminada por el sol es el origen del suministro de alimentos que sostiene la mayor parte del ecosistema oceánico. La luz sólo penetra hasta unos cientos de metros de profundidad; el resto del océano es frío y oscuro. La plataforma continental, donde el océano se acerca a tierra firme, es más superficial, con una profundidad de unos cientos de metros o menos. La actividad humana tiene un mayor impacto en la plataforma continental.

Cómo se forman los océanos por la tectónica de placas

¿Cómo se formaron los océanos? Recordemos que en el apartado 3.1 la Tierra primitiva se formó mediante la acumulación de diversos materiales, a lo que siguió un período de fusión e intensa actividad volcánica. Los materiales que se acumularon en la Tierra primitiva contenían los componentes que finalmente se convertirían en nuestros océanos y atmósfera. Bajo las altas presiones del interior de la Tierra, los gases permanecen disueltos en el magma. Cuando estos magmas suben a la superficie a través de la actividad volcánica, la presión se reduce y los gases se liberan a través de un proceso llamado desgasificación. La actividad volcánica libera muchos gases diferentes, como vapor de agua, dióxido de carbono (CO2), dióxido de azufre (SO2), monóxido de carbono (CO), sulfuro de hidrógeno (H2S), gas hidrógeno, nitrógeno y metano (CH4). Los gases más ligeros, como el hidrógeno y el helio, se disiparon en el espacio, pero los más pesados permanecieron y formaron la primera atmósfera de la Tierra.

Cabe destacar que la atmósfera primitiva carecía de oxígeno libre (O2), la forma de oxígeno que respiramos. Lo sabemos en parte porque antes de hace 2.000 millones de años no había lechos sedimentarios teñidos de rojo por minerales de hierro oxidados. Los minerales de hierro estaban presentes, pero no en forma oxidada. En aquella época, el O2 se producía en la atmósfera cuando los rayos ultravioleta del Sol dividían las moléculas de agua; sin embargo, las reacciones químicas eliminaban el oxígeno tan rápidamente como se producía. No fue hasta la aparición de la vida que la atmósfera de la Tierra comenzó a oxigenarse. Los organismos fotosintéticos utilizaron el abundante CO2 de la atmósfera para fabricar su alimento y liberaron O2 como subproducto. Al principio todo el oxígeno era consumido por las reacciones químicas, pero finalmente los organismos liberaron tanto O2 que sobrepasó las reacciones químicas y el oxígeno comenzó a acumularse en la atmósfera, aunque los niveles actuales del 21% de oxígeno no se produjeron hasta hace unos 350 Ma. En la actualidad, la parte de nuestra atmósfera que no es oxígeno está formada en gran parte por nitrógeno (78%). La atmósfera rica en oxígeno de nuestro planeta es la firma de la vida. Si los procesos geológicos fuesen los únicos que controlan nuestra atmósfera, ésta consistiría principalmente en dióxido de carbono, como la atmósfera de Venus.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad