Saltar al contenido

¿Quién inventó el primer ferrocarril del mundo?

marzo 24, 2022
¿Quién inventó el primer ferrocarril del mundo?

La historia del ferrocarril en el Reino Unido

James Watt no inventó la máquina de vapor, pero sí creó la primera moderna del mundo y desarrolló los medios para medir su potencia. En la década de 1760, el inventor escocés empezó a retocar una versión anterior de la máquina diseñada por Thomas Newcomen. El diseño de Newcomen requería un enfriamiento y recalentamiento constantes, lo que suponía un gran gasto de energía. La innovación de Watt consistió en añadir un condensador independiente, lo que mejoró enormemente la eficiencia del motor. Watt, que era un hábil vendedor, sabía que necesitaba una forma de comercializar su nuevo producto. Calculó la potencia que podía producir un solo caballo trabajando en un molino durante un periodo de tiempo (aunque muchos científicos creen ahora que sus estimaciones eran demasiado elevadas), una cifra que bautizó como «caballo de vapor». A partir de esta unidad de medida, elaboró una cifra que indicaba cuántos caballos podía sustituir uno de sus motores. La táctica de venta funcionó -todavía hoy utilizamos el término «caballo de vapor»- y sus máquinas pronto se convirtieron en el estándar de la industria, lo que condujo directamente a la invención de la primera locomotora de vapor en 1804. La primera locomotora de vapor de Estados Unidos perdió una carrera contra un caballo.

Primer tren

Como resultado de los avances en la metalurgia y la tecnología de la energía de vapor durante la Revolución Industrial, los vagones tirados por caballos fueron sustituidos por locomotoras de vapor, convirtiendo a Gran Bretaña en el primer país del mundo con ferrocarriles modernos.

Un ferrocarril de pendiente pronunciada con un carril de cremallera, generalmente entre los carriles de circulación. Los trenes están equipados con una o varias ruedas dentadas o piñones que engranan con este carril de cremallera. El primer ferrocarril de este tipo fue el Middleton Railway entre Middleton y Leeds, en West Yorkshire, Inglaterra, donde circuló la primera locomotora de vapor de éxito comercial, la Salamanca, en 1812. Para ello se utilizó un sistema diseñado y patentado en 1811 por John Blenkinsop.

Una compañía ferroviaria que operó en el noreste de Inglaterra de 1825 a 1863. Fue el primer ferrocarril público del mundo que utilizó locomotoras de vapor. Su primera línea conectaba las minas de carbón cerca de Shildon con Stockton-on-Tees y Darlington y se inauguró oficialmente el 27 de septiembre de 1825.

Un ferrocarril que se inauguró en 1830 entre las ciudades de Lancashire, Liverpool y Manchester, en el Reino Unido.  Fue el primer ferrocarril que se basó exclusivamente en la energía del vapor, sin que se permitiera el tráfico de caballos en ningún momento; el primero en ser completamente de doble vía en toda su longitud; el primero en tener un sistema de señalización; el primero en tener un horario completo; el primero en ser impulsado completamente por su propia fuerza motriz; y el primero en transportar correo.

Por qué se inventaron los trenes

La cuestión de quién inventó el tren es en realidad bastante complicada, y la historia del tren puede remontarse a miles de años atrás. A partir de ahí, se fueron dando pasos graduales que permiten llegar a los trenes que conocemos hoy en día. Por lo tanto, no es posible identificar a una sola persona como el inventor del tren. He aquí una breve mirada al desarrollo del tren.

Se han documentado los primeros ejemplos de vagones, que se remontan al segundo y primer milenio antes de Cristo. Para crear estas vías, se colocaban raíles sobre los que podían circular los vagones o se hacían surcos en el suelo que guiaban el vagón por una línea fija. Estos carros eran impulsados por seres humanos o tirados por caballos o toros. Este tipo de «huellas» se han descubierto cerca de los yacimientos históricos asirios, babilónicos y persas. Las carretas de este periodo se utilizaban principalmente para conectar los puestos comerciales o para llevar rocas o piedras de las minas a las obras de construcción, más que para fines de ocio o de transporte público.

Evolución de los trenes

Desde su invención, los ferrocarriles han desempeñado un enorme papel en el desarrollo de las civilizaciones de todo el mundo. Desde la antigua Grecia hasta los Estados Unidos de hoy en día, el ferrocarril ha cambiado la forma de viajar y trabajar de los seres humanos.

La primera forma de transporte ferroviario se remonta al año 600 a.C. Los griegos hicieron surcos en los caminos de piedra caliza pavimentados para utilizarlos junto con los vehículos de ruedas, facilitando el transporte de barcos a través del Istmo de Corinto. Sin embargo, cuando los romanos conquistaron a los griegos en el año 146 a.C., los primeros ferrocarriles cayeron en la ruina y desaparecieron durante más de 1.400 años.

El primer sistema de transporte ferroviario moderno no regresó hasta el siglo XVI. Incluso entonces, pasarían otros trescientos años antes de que la invención de la locomotora de vapor transformara el transporte ferroviario a escala mundial.

Los precursores de los trenes modernos debutaron a principios de la década de 1550 en Alemania con la introducción de los carros. Estos primitivos caminos de rieles consistían en rieles de madera sobre los que los carros o carretas tirados por caballos podían moverse con mayor facilidad que sobre los caminos de tierra. En la década de 1770, los raíles de madera fueron sustituidos por los de hierro. Estos carros evolucionaron hasta convertirse en tranvías que se extendieron por toda Europa. En 1789, el inglés William Jessup diseñó los primeros vagones con ruedas con pestañas, que permitían un mejor agarre de las ruedas al carril. Esta importante característica de diseño se trasladó a las locomotoras posteriores.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad