Saltar al contenido

¿Cómo aprenden los estudiantes en la actualidad?

abril 13, 2022

Cómo la tecnología ha cambiado la forma en que los estudiantes aprenden hoy en día.

La educación progresiva es una reacción al estilo tradicional de enseñanza. Es un movimiento pedagógico que valora la experiencia por encima del aprendizaje de hechos a expensas de la comprensión de lo que se enseña. Cuando se examinan los estilos de enseñanza y los planes de estudio del siglo XIX, se entiende por qué ciertos educadores decidieron que tenía que haber una forma mejor.

La filosofía de la educación progresista dice que los educadores deben enseñar a los niños a pensar en lugar de basarse en la memorización. Sus defensores sostienen que el proceso de aprender haciendo es la base de este estilo de enseñanza. El concepto, conocido como aprendizaje experimental, utiliza proyectos prácticos que permiten a los alumnos aprender participando activamente en actividades que ponen en práctica sus conocimientos.

La educación progresiva es la mejor manera de que los estudiantes experimenten situaciones del mundo real, dicen sus defensores. Por ejemplo, el lugar de trabajo es un entorno de colaboración que requiere trabajo en equipo, pensamiento crítico, creatividad y la capacidad de trabajar de forma independiente. El aprendizaje experimental, al ayudar a los estudiantes a desarrollar estas habilidades, les prepara mejor para la universidad y la vida como miembros productivos del lugar de trabajo.

¿Cómo va a cambiar la educación en línea la forma de aprender de los estudiantes?

Por Charles FadelFundador y presidente del Center for Curriculum Redesign Vicepresidente del Comité de Educación del Comité Consultivo Empresarial e Industrial (BIAC) de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE)Académico invitado, Harvard GSE, MIT ESG/IAP y Wharton/Penn CLO

Ha quedado claro que la enseñanza de competencias requiere responder a «¿Qué deben aprender los alumnos en el siglo XXI?» de forma profunda y amplia. Los profesores deben tener el tiempo y la flexibilidad necesarios para desarrollar los conocimientos, las destrezas y el carácter, sin dejar de considerar la metacapa/cuarta dimensión que incluye el aprender a aprender, la interdisciplinariedad y la personalización. Adaptarse a las necesidades del siglo XXI significa revisar cada dimensión y cómo interactúan:

Conocimiento – relevancia requerida: La falta de motivación de los estudiantes, y a menudo su falta de compromiso, refleja la incapacidad de los sistemas educativos para conectar los contenidos con la experiencia del mundo real. Esto también es de vital importancia para las necesidades económicas y sociales, no sólo para los deseos de los estudiantes. Hay una profunda necesidad de repensar el significado y la aplicabilidad de lo que se enseña, y de lograr un equilibrio mucho mejor entre lo conceptual y lo práctico. Las preguntas a las que hay que dar respuesta son las siguientes ¿Debe la ingeniería convertirse en una parte estándar del plan de estudios? ¿Debe sustituirse la trigonometría por más estadística? ¿Es necesaria la división larga a mano? ¿Qué es significativo y relevante en la historia? ¿Deben enseñarse las finanzas personales, el periodismo, la robótica y otras nuevas disciplinas a todo el mundo, y a partir de qué curso? ¿Debe ser obligatorio el espíritu empresarial? ¿Debe revalorizarse la ética? ¿Cuál es el papel de las artes, y pueden utilizarse para fomentar la creatividad en todas las disciplinas?

Cómo la tecnología ha cambiado la forma en que los estudiantes aprenden hoy en día brainly

El término «habilidades del siglo XXI» se utiliza generalmente para referirse a ciertas competencias básicas como la colaboración, la alfabetización digital, el pensamiento crítico y la resolución de problemas que los defensores creen que las escuelas deben enseñar para ayudar a los estudiantes a prosperar en el mundo actual. Sin embargo, en un sentido más amplio, la idea de cómo debe ser el aprendizaje del siglo XXI está abierta a la interpretación -y a la controversia-. Para tener una idea de cómo se alinean -y difieren- los puntos de vista sobre el tema, hemos pedido recientemente a una serie de expertos en educación que definan el aprendizaje del siglo XXI desde sus propias perspectivas.Richard Allington Profesor de Educación de la Universidad de Tennessee; experto en lectura temprana

El aprendizaje del siglo XXI significa que los alumnos dominan los contenidos al tiempo que producen, sintetizan y evalúan la información procedente de una amplia variedad de materias y fuentes con una comprensión y un respeto por las diversas culturas. Los estudiantes demuestran las tres R, pero también las tres C: creatividad, comunicación y colaboración. Demuestran su alfabetización digital y su responsabilidad cívica. Las herramientas virtuales y el software de código abierto crean territorios de aprendizaje sin fronteras para estudiantes de todas las edades, en cualquier momento y en cualquier lugar.Un aprendizaje potente de esta naturaleza exige profesores bien preparados que aprovechen los avances de la ciencia cognitiva y se organicen estratégicamente en equipos, dentro y fuera del ciberespacio. Muchos de ellos se convertirán en empresarios de la enseñanza que trabajarán estrechamente con los estudiantes en sus comunidades locales, a la vez que actuarán como conserjes de aprendizaje, guías de redes virtuales, expertos en juegos, organizadores de comunidades e investigadores de políticas.

Escriba sobre cómo la tecnología ha cambiado la forma en que los estudiantes aprenden hoy en día ensayo

¿Quiénes son los alumnos de hoy? «Muestran ambición, confianza, optimismo y capacidad de trabajo cooperativo de alto nivel. Al mismo tiempo, tienen una alta puntuación en las escalas de estrés, convencionalismo y dependencia excesiva de los padres» (Wilson y Gerber, 2008, p. 29). Las técnicas que se exponen a continuación son sólo algunas de las estrategias que los profesores han utilizado para atraer a los alumnos de hoy.

«Los miembros de la Generación Y han alcanzado la mayoría de edad en un mundo muy centrado en los niños. Muchos de ellos tuvieron como padres a los Boomers, y éstos son tan competitivos para sus hijos como lo fueron para ellos mismos. Los Boomers están acostumbrados a salirse con la suya y han sido grandes defensores de sus hijos. Debido a que los Boomers han trabajado muchas horas, a que hay muchas familias monoparentales, a un mundo cada vez más violento y al deseo de que sus hijos «salgan adelante», los Boomers se han asegurado de que sus hijos participaran en todas las formas de enseñanza y actividades. Así, la Generación Y ha crecido en un mundo muy estructurado, ocupado y excesivamente planificado» (Coates, 2007, p. 113).

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad