Saltar al contenido

¿Cuánto de terror para niños cortos?

marzo 27, 2022
¿Cuánto de terror para niños cortos?

Historias de miedo para niños

En este país se han escrito muchas historias de terror de calidad bajo la apariencia de ficción infantil y sería una tontería despreciarlas como “cosas de niños”. Hay algunos relatos verdaderamente sugerentes y escalofriantes que merecen la atención de niños y adultos por igual. Parece que los editores infantiles australianos han estado más dispuestos a abrir nuevos caminos que sus homólogos adultos.

Los cuentos de “terror” escritos para los lectores más jóvenes (grupo de edad de 7 a 13 años) suelen ser extraños o inusuales más que verdaderamente aterradores. Espeluznante es un buen término para designar estas historias. El popular escritor infantil australiano Paul Jennings cree que hasta los doce años los niños no pueden enfrentarse realmente al terror. No quiere que piensen que hay algo horrible al otro lado de la ventana cuando terminan uno de sus cuentos. Esta visión benigna del terror parece ser válida para este grupo de edad más joven.

La ficción para adolescentes es una historia muy diferente. Los adolescentes, por supuesto, tienen acceso a través de la televisión a una gran variedad de horrores. No sólo los de “Freddie” de las películas de Pesadilla en Elm Street, sino también los horrores de la vida real que ven en las noticias nocturnas. Muchos adolescentes también leen novelas de terror para adultos, como Stephen King o Virginia Andrews. En consecuencia, gran parte de la ficción de terror escrita para lectores mayores es bastante sofisticada y a menudo puede ser disfrutada por niños y adultos por igual.

Los mejores cuentos de terror

Millones de hilos tan finos como invisibles, tan vaporosos como dúctiles, recorren el aula, emitiendo un escalofrío y dejando una sensación de malestar. Escondidos en lo más profundo de sus capas, los Luces Azules analizan los olores que se aferran a las células individuales de cada niño, desde la parte superior de cada cabecita hasta la parte inferior de sus cosquillas en los pies y cada oscuro lugar secreto en el medio, desde sus cerebros reunidos hasta sus bazos empapados de sangre. Una niña se marea; un niño vomita.

El mal gobierna las calles malvadas de muchas maneras, esperando en las sombras a lo largo de los bordes desmoronados de las megaciudades, donde el asesinato es el único crimen que deja un rastro ya que los actos violentos menores simplemente no se denuncian. Los niños, los ancianos, los heridos leves y graves forman parte de los sin techo. Los débiles e indefensos son considerados más allá de la salvación y despreciados por todos, excepto por los más fuertes y crueles, que los ven como una fuente de sustento.

Voy a morir aquí. Mi nombre es Mindy Mason; soy una estudiante de la Universidad. Me ofrecí como voluntaria para un experimento; iba a ser sólo por un día. Quiero ir a casa ahora. Oigo llantos, gritos y chillidos en la noche. Algunas de las voces suenan como si salieran de la almohada bajo mi cabeza, otras como si salieran de una radio detrás de una puerta en una habitación lejana, y otras provienen de mis sueños, lo que aumenta mi terror. Sé que Wendy tiene un cuchillo; quizá haya vuelto a matar. ¿Cómo puedo detenerla?

El terror en la literatura infantil

Este clásico de Pixar, un triunfo seguro (con sustos minúsculos) para los más pequeños, supuso un salto tecnológico de la animación muy memorable y sigue siendo una historia “espeluznante” para tus pequeños. Monstruos Sully (John Goodman) y Mike (Billy Crystal) trabajan juntos en Monstruos, S.A., una compañía eléctrica en un mundo sólo para Monstruos. La compañía eléctrica se alimenta de los gritos de los niños humanos (recogidos por los monstruos que van al mundo humano para asustarlos). Cuando una de las aventuras nocturnas de Mike y Sully falla terriblemente y trae a un niño pequeño a su mundo, deben trabajar juntos para arreglar las cosas (y, en última instancia, salvar a ‘Boo’ de criaturas aún más terribles).  Clasificación G. Cortesía de Laika Inc./Universal Pictures2.  Coraline (2009)Mejor para:  Niños grandes

Cuando Coraline se muda a su nueva casa -que casualmente es vieja- es todo un festival de sueño. Su madre y su padre están absortos, y ella se aburre por ello. Todo esto cambia cuando encuentra una puerta oculta y un universo alternativo detrás de ella. ¿Qué tal una morada interesante? En este nuevo reino, todo parece perfecto, pero nada lo es realmente. No podrás decir que no a una proyección de este libro de Neil Gaiman convertido en película cuando llegue el otoño. Calificación PG.  PublicidadFotografía: WALT DISNEY PICTURES/Ronald Grant Archive/Mary Evans/Everett Collection3.  Las aventuras de Ichabod y el Sr. Sapo (1950)

Historias cortas de terror para la clase de inglés

Por contradictorio que parezca, los niños son el centro de atención de numerosas películas y programas de televisión de terror. A menudo se les representa teniendo encuentros con entidades sobrenaturales o incluso siendo poseídos. ¿Por qué los niños son tan a menudo protagonistas y antagonistas en el género de terror? Según algunas de las mentes más brillantes del sector, hay razones muy concretas.

Tananarive Due, moderador del panel “Scary Good TV” de Comic-Con@Home, planteó la siguiente pregunta a un grupo de directores de programas de televisión de terror: ¿por qué son tan atractivas las historias de terror con niños? En el panel participaron Nick Antosca (Channel Zero), Meredith Averill (Locke & Key), Don Mancini (Chucky), Greg Nicotero (Creepshow) y Jami O’Brien (NOS4A2). Casi todos los panelistas incluidos habían trabajado con niños en el género de terror de alguna manera. Todos citaron la yuxtaposición que los niños aportan al terror como razón para incluirlos en sus historias.

Esa naturaleza contradictoria se debe a la pureza y el asombro asociados a los niños. Los niños son una herramienta fácil de utilizar para representar la continua batalla del bien contra el mal en las películas y programas de terror. Los niños son especialmente eficaces en este caso porque sus interacciones con el mal ponen de relieve la idea de la inocencia perdida, que es algo con lo que todo el público puede identificarse. He aquí un desglose de ejemplos destacados de niños en contenidos de terror y de por qué la inocencia perdida es algo que da miedo ver en la pantalla.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad