Saltar al contenido

¿Cuántos corazones tiene una jirafa Wikipedia?

marzo 28, 2022

Evolución de la jirafa

El okapi (/oʊˈkɑːpiː/; Okapia johnstoni), también conocido como jirafa del bosque, jirafa congoleña o jirafa cebra, es un mamífero artiodáctilo endémico del noreste de la República Democrática del Congo, en África central. Aunque el okapi tiene marcas rayadas que recuerdan a las cebras, está más estrechamente relacionado con la jirafa. El okapi y la jirafa son los únicos miembros vivos de la familia Giraffidae.

El okapi mide aproximadamente 1,5 m de altura en el hombro y tiene una longitud corporal típica de unos 2,5 m. Su peso oscila entre 200 y 350 kg. Tiene un cuello largo y orejas grandes y flexibles. Su pelaje es de color entre chocolate y marrón rojizo, que contrasta con las rayas horizontales blancas y los anillos de las patas, y los tobillos blancos. Los okapis machos tienen unas protuberancias cortas y definidas en la cabeza, llamadas huesecillos, de menos de 15 cm de longitud. Las hembras tienen espirales de pelo y no tienen huesecillos.

Los okapis son principalmente diurnos, pero pueden estar activos durante algunas horas en la oscuridad. Son esencialmente solitarios y sólo se reúnen para reproducirse. Los okapis son herbívoros y se alimentan de hojas y brotes de árboles, hierbas, helechos, frutos y hongos. El celo en los machos y el estro en las hembras no depende de la estación. En cautividad, los ciclos de celo se repiten cada 15 días. El periodo de gestación dura entre 440 y 450 días, tras los cuales suele nacer una sola cría. Las crías se mantienen escondidas y la lactancia se produce con poca frecuencia. Los jóvenes empiezan a tomar alimentos sólidos a partir de los tres meses y el destete tiene lugar a los seis meses.

Datos de la jirafa

A continuación se presentan dos listas de animales ordenados por el tamaño de su sistema nervioso. La primera lista muestra el número de neuronas en todo su sistema nervioso, lo que indica su complejidad neuronal general. La segunda lista muestra el número de neuronas en la estructura que se ha considerado representativa de la inteligencia animal[1] El cerebro humano contiene 86.000 millones de neuronas, con 16.000 millones de neuronas en la corteza cerebral[2][1].

Las neuronas son las células que transmiten información en el sistema nervioso de un animal para que éste pueda percibir los estímulos de su entorno y comportarse en consecuencia. No todos los animales tienen neuronas; los Trichoplax y las esponjas carecen por completo de células nerviosas.

La cuestión de qué característica física de un animal hace que éste sea inteligente ha variado a lo largo de los siglos. Una de las primeras especulaciones fue el tamaño del cerebro (o el peso, que proporciona la misma ordenación). Una segunda propuesta fue la relación cerebro-masa corporal, y una tercera el cociente de encefalización, a veces denominado EQ. En la actualidad, el mejor predictor es el número de neuronas en el cerebro anterior, basado en el recuento mejorado de neuronas de Herculano-Houzel[1], que explica con mayor precisión las variaciones en la dependencia del cerebelo. El elefante depende de su cerebelo excepcionalmente grande, mientras que las aves se conforman con uno mucho más pequeño.

Jirafa español

La musaraña etrusca (Suncus etruscus), también conocida como musaraña pigmea etrusca o musaraña pigmea de dientes blancos, es el mamífero más pequeño conocido por su masa, ya que pesa sólo unos 1,8 g (0,063 oz) de media[3][4][5][6][7] (El murciélago abejorro se considera el mamífero más pequeño por el tamaño del cráneo y la longitud del cuerpo[3][8]).

La musaraña etrusca tiene una longitud corporal de unos 4 cm (1,6 pulgadas) sin contar la cola. Se caracteriza por unos movimientos muy rápidos y un metabolismo acelerado, comiendo entre 1,5 y 2 veces su propio peso corporal al día. Se alimenta de varios vertebrados e invertebrados pequeños, sobre todo insectos, y puede cazar individuos del mismo tamaño que él. Estas musarañas prefieren los climas cálidos y húmedos y están ampliamente distribuidas en la franja comprendida entre los 10° y los 30° de latitud norte que se extiende desde Europa y el norte de África hasta Malasia. También se encuentran en las islas maltesas, situadas en medio del mar Mediterráneo[2][5] Aunque están muy extendidas y no están amenazadas en general, son poco comunes y están en peligro de extinción en algunos países.

Peso de la jirafa

Todos damos por sentado nuestro corazón: el fascinante órgano que todos llevamos dentro y que late continuamente para mantener el bombeo de la sangre en nuestro cuerpo. El flujo sanguíneo garantiza que el oxígeno, los nutrientes de los alimentos, las hormonas y los productos de desecho lleguen a las células correctas. El corazón es esencial para mantener vivos a los seres humanos y a la mayoría de los animales. Los corazones son aún más interesantes cuando examinamos lo que hacen, su aspecto, su funcionamiento y las similitudes y diferencias de los corazones de las especies de todo el planeta. ¿Es el corazón de una jirafa similar al del ser humano? ¿Qué animal sobrevive a pesar de no tener corazón? ¿Puede un corazón latir realmente más de 1.500 veces por minuto? De los dinosaurios a los insectos, de los humanos a los perros, este artículo analiza lo que realmente ocurre en el interior, explorando el mundo de la anatomía del corazón.

Seguramente sabes que los humanos y las jirafas tienen un solo corazón, como la mayoría de los animales, pero no todos. Los pulpos y calamares (animales llamados cefalópodos) tienen tres corazones. Dos corazones bombean la sangre a las branquias para tomar oxígeno, y el otro bombea la sangre por todo el cuerpo (Figura 1). Los gusanos también son inusuales, con cinco estructuras llamadas arcos aórticos que actúan como corazones básicos. El mixto, a veces llamado anguila, tiene un corazón verdadero y tres bombas accesorias que ayudan a mover la sangre. Cuando creías que lo habías oído todo, algunos animales no tienen corazón. Las medusas, las estrellas de mar e incluso los corales se las arreglan muy bien sin corazón. Las estrellas de mar ni siquiera tienen sangre, lo que explica que no necesiten corazón. En su lugar, utilizan unas pequeñas estructuras parecidas a pelos, llamadas cilios, para empujar el agua de mar a través de su cuerpo y extraen el oxígeno del agua.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad